Rodríguez Saá volcó la estrategia de campaña hacia el estilo de La Cámpora

Adolfo y Alberto instrumentan el estilo de la agrupación de Máximo Kirchner. Aprietes, amenazas y persecución son los pilares de la estrategia. La llegada de Nicolás Rodríguez Saá le impregna la mística del Kirchnerismo.

La derrota en las PASO profundizó el modelo de campaña de los hermanos que gobiernan la provincia desde 1983, durante los últimos meses apelaron a la alianza con Cristina Fernández y el núcleo duro del espacio que comanda la ex presidenta. Reuniones, fotos, visitas mutua con dirigentes como Guillermo Moreno y Luis D’Elia marcaban el estilo que finalmente se puede ver tras la caída del 13 de agosto.

Ni bien los números fríos de la elección dejaban congeladas las aspiraciones del oficialismo iniciaban la segunda etapa de la campaña, imprimir miedo con métodos que el país vio a través de la agrupación Kirchnerista de Máximo. La persecución de propios y extraños con la «limpieza de los traidores», las amenazas a los empleados públicos y personal de Inclusión Social, el intento de amedrentamiento de los militantes opositores con ataques a los vehículos y sedes partidarias tienen el claro objetivo de instalarse desde miedo.

Nicolás Rodríguez Saá integra la lista de Diputados de Cristina en la provincia de Buenos Aires.

Ante los hechos de los últimos días gana fuerza la teoría que dice que la «filtración» del audio de Adolfo no fue tal sino que forma parte de la campaña al estilo La Cámpora y que el desembarco en San Luis de Nicolás Rodríguez Saá, primo de los veteranos dirigentes locales, obedece a profundizar esa estrategia.

Nicolás es candidato de Cristina en la Provincia de Buenos Aires, conoce poco y nada San Luis al extremo de confundir la ciudad puntana con San Luis Potosí de México. Pero para Adolfo y Alberto eso tiene poca importancia, lo cierto es que el pariente les ofrece el acceso directo al estilo de campaña confrontativa, aquella que impone terror y que habilita a sacar el látigo del poder para contener a los que piensan distinto.

La periodista Laura Di Marco, en la nota que tituló «El ocaso de dos machos alfa», definió de manera perfecta el presente y el futuro de los hermanos feudales que parecen estar sumergidos en «un cocktail de ceguera y prepotencia en la enfermedad del poder, que suele ser antesala del peor de los finales.»

Adolfo, Nicolás y Alberto. Buscan revertir los 20 puntos adversos de las PASO.

 

Grave amenaza: Adolfo pide “limpiar a los traidores”

“Después de cazar “traidores”, van por los “ingratos”, dice Infobae sobre los Rodríguez Saá

 

Intolerancia: Atacaron a los autos que acompañaron a Poggi en la caminata por Villa Mercedes

DEJA TU COMENTARIO