Feroz sequía: Aparecieron los aviones rompetormentas para preservar los arándanos de Rodríguez Saá

Se trata de una plantación exclusiva que el mandatario tiene en el norte provincial, la intensa sequía se profundiza por la aparición de aviones rompetormenas. Una empresa radicada en EE UU provee el polémico sistema que usa el Gobernador de San Luis para preservar sus arándanos en plena cosecha.

La preciada fruta, que se exporta al hemisferio norte y se cochea justo en Primavera, es una de las debilidades del mandatario puntano que posee miles de hectáreas en el norte provincial. Desde septiembre y hasta noviembre se realiza la cosecha que requiere evitar granizo y tormentas de gran intensidad para preservar las costosas perlas color violeta.

Como suele ocurrir cada año, y con denuncias concretas de entidades agropecuarias, aparecieron los aviones rompetormentas en el espacio aéreo de San Luis. Nadie duda en mirar al norte y en señalar los campos “Lila” de Rodríguez Saá.

 

AVIONES ROMPETORMENTAS

Fue la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, quien a cambio de vinos montó la primer plataforma de lanzamiento de misiles antigranizo en cercanías de la localidad de Ugarteche.
Tiempo después montó una filial la multinacional Weather Modification Inc. Que tiene su casa central en Fargo, Dakota del Norte, donde funciona desde 1961 proveyendo herramientas para la modificación artificial del clima.

En su sitio web, la empresa ofrece una gama completa de servicios llave en mano. Desde programas operativos para aumentar las precipitaciones, el aumento de la capa de nieve, la supresión de granizo, o la disipación de niebla. Hasta la asistencia técnica y la transferencia de tecnología para todos ellos.

La provincia de Mendoza es considerada por los empresarios internacionales del clima como uno de las zonas más propensas a granizo en todo el mundo. Por esta razón, en octubre del año pasado realizaron su reunión anual en dicha provincia.

¿Qué dice la ONU?

El especialista en meteorología, Osvaldo Canziani, quien cuenta con más de 40 años de experiencia trabajando en áreas meteorológicas de la ONU y miembro del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU con el que en 2007 fue galardonado con el premio Nobel de La Paz, explicó que los estudios realizados sobre la modificación artificial del tiempo no dieron resultados positivos.

“Ya desde mediados del 50 la ONU determinó que no es recomendable este tipo de prácticas, no es positivamente beneficioso. El costo-beneficio da negativo. La sequía es la respuesta del cambio climático. En Mendoza se empezó a usar con ayuda de los soviéticos, cambiaban cohetes meteorológicos por vino, esos cohetes se lanzaban a las tormentas con las bombas antigranizo” explicó Canziani y continuó, “en España también hicimos estudios y nunca se obtuvieron resultados positivos, en Perú también y reconocieron que no era bueno utilizar esas bombas, pero el negocio es el negocio, y lo van a seguir usando para proteger las plantaciones”.

Según explicó el especialista, las gotas de agua en el interior de las nubes se mantienen en estado liquido estando aún a 30 grados bajo cero, cuando entran en contacto con otra gota, con polvo o cualquier otro elemento en el aire es cuando se solidifican y caen en forma de granizo, los metales lanzados por las bombas y las presiones generadas por las explosiones crean un núcleo de condensación que logra que la gota caiga pero sin solidificarse.

DEJA TU COMENTARIO