El Juez Agustín Ruta envuelto en un escándalo nacional por la venta irregular de Zanella

El magistrado aceptó una propuesta mucho menor a la que había ofrecido la empresa Motomel para comprar a su ex competidora, que anunció su cierre. “Es poco transparente”, denunciaron.

https://www.cadena3.com/noticia/–sin-asignar–/motomel-denuncio-irregularidades-en-la-venta-de-zanella_248557

https://www.grupolaprovincia.com/economia/motomel-denuncia-irregularidades-en-la-venta-judicial-de-la-marca-zanella-418394

https://www.baenegocios.com/negocios/Se-vendio-Zanella-pero-Motomel-denuncia-irregularidades-en-la-operacion-20191215-0008.html

Otra vez el polémico Juez Ruta envuelto en un escándalo, esta vez pasó las fronteras de la provincia y su actuación en la venta de Zanella está seriamente cuestionada.

La Emilia, propietaria de Motomel, representada por el Estudio Pagano, se presentó en el juzgado Civil Nº 4 de San Luis con una propuesta de compra de la marca y la continuidad de la producción en San Luis, pero el juez Agustín Ruta prefirió aceptar la oferta de IMSA.

Esta compañía ofertó U$S 1.942.149 lo que equivale a $ 122.355.387, mientras que La Emilia ofreció $245.000.000, casi el doble. Sin embargo, quedó afuera.

Roberto Pagano, representante legal de La Emilia, dijo a BAE Negocios. “La propuesta de Motomel fue de más del doble de lo valuado por las empresas que hicieron la valuación de la marca. Este plan significaba un beneficio de la masa concursal, de los trabajadores y para la provincia porque incluía un contrato de locación, que el Poder Judicial previamente autorizara de la planta industrial de Zanella Hnos. S.A. radicada en la ciudad de San Luis, para continuar con la producción”.

“Motomel presentó un escrito, donde señala que se encontró con una curiosa valuación ‘muy por debajo del valor de mercado’, de una sociedad a la que el juez de San Luis le estaría cediendo esa valiosa marca en detrimento de los trabajadores de Zanella”, según denunció su competidor.

“Hay un manejo absolutamente discrecional y arbitrario que el señor Juez ha demostrado”, dicen desde el estudio de abogados de Motomel.

Y sostienen: “Motomel pide participar en el proceso concursal como legítimos interesados en adquirir las marcas comerciales de la concursada, ofreciendo mejorar cualquier oferta, al ser participantes principales del mismo mercado de la concursada”.

El proyecto de Motomel era fabricar distintos modelos, en especial aquellos que representan a una de las tres principales empresas a nivel mundial como la japonesa Suzuki.

La firma apeló la decisión del juez al considerar que el precio es un “valor bajo tasado mañosamente”. Y dijo que está dispuesta a mejorar sustancialmente esa oferta. Lo curioso es que los tasadores declararon que “les ha faltado elementos para justipreciar el valor”, denuncia Motomel.

Uno de los principales competidores de Zanella pidió un procedimiento de “compulsa de precios y/o tasación pericial, que determine el valor de los activos (marcas, stock y otros bienes tangibles e intangibles) de los que se pretende desprender la concursada, pero a través de un mecanismo transparente”.

Hasta ahora no se saben cuáles son los motivos por los que el juez Agustín Ruta, Juez Civil Nº4, no autorizó la venta a un valor mayor y dejó de lado la propuesta que hubiera permitido mantener activa la planta.

La resolución del magistrado fue apelada. “La Emilia busca continuar con la producción haciéndose cargo de una planta en inminente cierre y con la consiguiente pérdidas de trabajo, en un marco de absoluta transparencia y Seguridad Jurídica, que parece estar ausente en el Juzgado a cargo del Dr Ruta con la sindicatura del Contador Ricardo Manzano, razón por la cual ha recusado al magistrado, en la esperanza cierta que se haga cargo un juez que haga cumplir aquellos principios”, dijo a BAE Negocios el doctor Roberto Pagano, representante legal de Grupo La Emilia.

DEJA TU COMENTARIO