Rodríguez Saá mandó a patotear al Intendente de Merlo y dijo que la inseguridad es por el «césped alto»

El Gobernador mandó al Ministro de Seguridad y al Jefe de Policía para apretar al Intendente de Merlo. Al mejor estilo mafioso le pidieron que «corte el césped y prenda las luces» para solucionar la terrible inseguridad que vive el principal destino turístico del norte provincial.

No tiene límites, nunca los tuvo y siempre va por más. La frase puede resumir 40 años de historia de Alberto Rodríguez Saá como el mandamás en la provincia, en esta oportunidad está dispuesto a escribir un nuevo capítulo de la interminable serie de aprietes y amedrentamientos a los que somete a quienes no están bajo sus órdenes.

Alberto sacó a relucir nuevamente su perfil de dictador, mandó al Ministro de Seguridad, Luciano Anastassi, al jefe de Policía, Darío Neira, al jefe de la Unidad Regional N° 3, Jorge Bustos y al jefe de Operaciones, Javier Funes, a decirle al Intendente Álvarez Pinto y a todo el pueblo de Merlo que la inseguridad es por el «césped alto y la falta de luces en la ciudad». La actitud patoteril de los funcionarios se dio en el mismo palacio municipal cuando coparon la sede y exigieron ver al Intendente, toda una escena berreta con sicarios de poca monta y mal preparados.

En ningún momento el Ministro y sus escoltas prometieron mayor presencia policial, jamás dieron detalles del plan de seguridad o del mapa del delito para conocer las zonas más calientes en las que se desarrollan, diariamente, los hechos delictivos que tienen en vilo a los vecinos y visitantes. Nada de eso, la culpa es de los yuyos altos y de los focos que no funcionan.

Una película repetida, un dictador longevo, sin ideas, perdido y adormecido por la sustancia adictiva del poder y un puñado de serviles obsecuentes y valijeros. Así gobiernan una provincia a la deriva.

https://www.facebook.com/JuanAlvarezPinto/videos/759512424675704

 

DEJA TU COMENTARIO