Una gran mentira + una mala actuación= Un gran papelón de Rodríguez Saá

Los hermanos mandaron a una fanática a insultar a Poggi y sus colaboradores, después le hicieron grabar un vídeo en el que denunciaba golpes del exgobernador. Finalmente la mentira cayó por su propio peso.

Una mujer llamada Susana Vescia fue la elegida para protagonizar un guión escrito por los secuaces de Adolfo y Alberto. La señora en cuestión grabó un vídeo en el que, muy afligida, denunciaba haber sido objeto de malos tratos por el “hijo de mil puta de Claudio Poggi” (sic), además llamaba a “los compañeros” a “apoyar la causa de Adolfo y Alberto” al tiempo que culpaba al exgobernador y colaboradores como D’Onofrio y Tula de propinarle una golpiza.

Las imágenes fueron difundidas por Zulema Rodríguez Saá a través de Whatsapp y tomadas como una verdad revelada por parte de la Secretaría de la Mujer que rápidamente, por orden de la profesora de teatro de Alberto la actriz Adriana Bazzano, emitió un comunicado de repudio al supuesto ataque recibido por Vescia. Sin prueba alguna de que la denuncia fuera realmente cierta el Gobierno tomaba posición política sobre el hecho.

Finalmente, la mentira, acompañada por una puesta en escena muy triste, con la mala actuación de la protagonista y un guion mal pensado, hicieron que la verdad salga a la luz.

Ahora sí, con imágenes de lo sucedido en la puerta de la Iglesia Catedral, una vez finalizado el Tedeum Patrio, la denunciante es protagonista de amenazas y de una cataratas de insultos hacia Claudio Poggi, la frases “hijo de puta” se repite constantemente al tiempo que le grita, en el final de las imágenes, a la persona que grababa el lamentable incidente. Quedó claro que todo fue una mala puesta en escena, acompañada por los organismos gubernamentales y el apoyo de Adolfo y Alberto que compartieron, también en Whatsapp, saludos a la mujer que insultó a Poggi y compañía.

La campaña sucia de Rodríguez Saá comenzó, esta vez fue una mentira absurda y grave que cayó por su propio peso. El temor a perder lleva a la dinastía a utilizar recursos repudiables y a banalizar la violencia de género que tantas vidas se cobró en el país.

DEJA TU COMENTARIO