Marcelo Sosa, cuatro años ministro de Poggi y ahora dice que fue “una mala gestión”

Sosa es actualmente diputado provincial y durante cuatro años alabó las políticas de Poggi al tiempo que recibió las más feroces críticas de Rodríguez Saá. Hoy desconoce al ex gobernador y vota lo que le pide Alberto.

Ministro de Educación de la provincia de San Luis fue el cargo con el que Poggi honró a Marcelo Sosa, a lo largo de su gestión lo sostuvo en el puesto pese a los insistentes embates de Alberto Rodríguez Saá hacia la figura del funcionario.

AYER

HOY

Fu el propio Sosa que una y otra vez reconoció públicamente las acciones que llevaba a delante Claudio Poggi al frente del ejecutivo. “Estamos en un Gobierno que mira los chicos, queremos lo mejor para ellos; por eso, gobernador, gracias por trabajar apostando a la vida feliz de nuestros alumnos”, declaraba tiempo atrás el entonces Ministro.

Pero lo más llamativo, e inexplicable para el actual Diputado es su postura en la jornada del miércoles en la que, a pedido de Alberto, fustigó con todas sus fuerzas a la gestión de la que participó en uno de los cargos más importantes, “es una mala administración al dejar a la provincia sin reservas al 10 de diciembre de 2015. Se vulneraron las banderas del Peronismo, la independencia económica y por ende la soberanía política porque parece que pretendían que tuviéramos que pedir auxilio financiero al Gobierno Nacional”, disparó el legislador que durante años parece haber mamado lo peor de los hermanos Rodríguez Saá y hoy lo demuestra.

Marcelo Sosa parece olvidarse que el propio Alberto, desde el diario de su propiedad lo atacó sistemáticamente y sin piedad con frases como esta: “Las escuelas digitales no se pueden abandonar y en este momento se están vaciando”. El ex gobernador señaló al actual Ministro de Educación, Marcelo Sosa como el principal responsable de este “retroceso”. “Puede ser que el Ministro tenga nuevos amigos que le hayan dado este consejo. Pero debería tener buenos amigos”.

Una vez más Sosa tuvo que agacharse ante el poder, bajar la cabeza, traicionar y olvidar el pasado reciente.

DEJA TU COMENTARIO