Renunció el juez Oyarbide y desmintió presiones políticas

Tras 21 años como Juez federal, el magistrado decidió renunciar a su cargo en momentos en los cuales el Consejo de la Magistratura evaluaba iniciarle un juicio político. Le presentó el escrito al ministro de Justicia, Germán Garavano.

El juez más polémico del Poder Judicial le comunicó la decisión a sus empleados y así evitará enfrentar la acusación del cuerpo controlador. Este mediodía se reunió con el ministro de Justicia Germán Garavano y le presentó un escrito. Se descuenta que el presidente Mauricio Macri se la aceptará.

“Necesito tomar otro espacio en mi vida”, dijo en la puerta de su domicilio en diálogo con A24.

Los rumores hablaban de presiones políticas para que dé un paso al costado por orden del presidente, aunque Oyarbide se encargó de negarlas: “Nunca tuve presiones”. “Me voy porque en la vida todo tiene un principio y un final”, sentenció antes de ingresar a su domicilio en la Recoleta.

Carrió reaccionó ante la salida de Oyarbide
“La renuncia de Oyarbide, el juez más corrupto de la Argentina, prueba su acuerdo con Angelici”, publicó la representante de la Coalición Cívica en su cuenta de Twitter y agregó: “Veremos que hace el presidente. Esto se llama impunidad”.

La semana pasada, el juez federal Sebastián Casanello citó como testigo Oyarbide para que confirme o desmienta si mantuvo una reunión con el presidente Xeneixe a quien Carrió le atribuye el rol de “operador judicial” del gobierno de Mauricio Macri. Días antes, el fiscal federal Federico Delgado le pidió que citara a indagatoria a Angelici por el supuesto delito de “tráfico de influencias”, en consonancia con la denuncia de la diputada.

DEJA TU COMENTARIO