Era ladrón y ahora es Presidente de un Colegio de Abogados

Trelew, Chubut. – Se trata de Oscar Romero, quien supo pasar años en la cárcel por un robo cometido en Formosa y reconoció haber asaltado bancos y financieras. “Tengo el orgullo de que nunca le robé a un trabajador. Mis objetivos eran los banco, financistas y usureros”.

El presidente del Colegio de Abogados de Trelew, Oscar Romero, reconoció que en su pasado fue condenado a seis años de prisión por robo a mano armada, en un episodio ocurrido en Formosa. Dijo que en su juventud se dedicaba a robar bancos y a financistas. Pero aclaró: “Tengo el orgullo de que nunca le robé a un trabajador ni a un kiosko. Mis objetivos eran los banco, financistas y usureros”.

La revelación de Romero se produjo en el medio de un escándalo que se desató en la sede Trelew de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco por supuesta adulteración de exámenes de algunos alumnos.

Romero hizo estas declaraciones luego que llegara a conocimiento de los medios de la provincia una condena de la Justicia de Formosa de diciembre de 1998, tras un atraco en el cual el abogado participó.

Romero dijo que que no se arrepiente de su pasado ya que pagó con años de cárcel. Pero también reconoció que nunca cumplió la condena porque se fugó y que integró una banda delictiva que asaltaba bancos, financieras y personajes de la usura en el norte del país y Paraguay en una etapa “idealista de su vida”.

El titular del Colegio no negó el delito. Es más: agregó que a raíz de ello estuvo preso por un año y cuatro meses y tras el rechazo ante un recurso, se fugó hacia el sur del país. Estuvo prófugo el tiempo suficiente hasta que la causa prescribió.

En Trelew, Romero arregló radios, televisores y elementos electrónicos para financiar sus estudios en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de la Patagonia que a principios del 2000, lo encontró recibido con el mejor promedio hasta hoy jamás superado.

Romero conformó una banda que robaba a mano armada bancos, financieras y casas de usura en el norte del país en las provincias de Chaco, Corrientes y Misiones. Incluso traspasó las fronteras. Algunos de sus hechos también los ejecutó en Paraguay. “En muchos de ellos jamás fuimos descubiertos”, señaló para añadir que “jamás le robamos a un trabajador”.

Sin embargo, en un suceso en donde ofició de chofer, cayó preso y estuvo en la cárcel un año y cuatro meses. La justicia lo encontró culpable de un robo agravado por el uso de arma de fuego, en grado de partícipe primario y fue tras las rejas.

Hay que recordar que no hace mucho tiempo Romero protagonizó un escándalo durante un juicio porque el juez no lo dejó ingresar a la sala de audiencias sin corbata. Obligó a que el Superior Tribunal de Justicia dicte una acordada. Hoy es el defensor de Pablo Pugh, un académico involcrado en el escándalo de la adulteración de los exámenes.

 

DEJA TU COMENTARIO