Cuando el remedio es peor que la enfermedad. Afiliados del PAMI no encuentran médicos en los hospitales

El Gobernador anunció que la salud pública recibirá a los afiliados del PAMI, en el interior de la provincia la situación es crítica ya que los nosocomios no cuentan con médicos especialistas. A Rodríguez Saá lo único que le interesa es quedarse con la base de datos de los adultos mayores.

Las prestaciones básicas y aquellas que derivan de las necesidades de los afiliados de la obra social es un problema constante, el PAMI no quiere, no puede y nunca supo como solucionar la demanda, la falta de atención y las deficiencias del sistema. Rodríguez Saá se ofreció como «salvavidas», pero resultó ser de plomo.

El mandatario anunció, en medio de la campaña electoral, que la salud pública estará a disposición de los beneficiarios de PAMI, algo que en los hechos ya sucedía sin mayor beneficio ya que los hospitales eran prestadores alternativos. Esta vez buscó algún rédito político, más aún, cuando avizoró que los jóvenes y las edades intermedias de la población le son esquivas posó sus ojos en los mayores. Rodríguez Saá quiere manejar la nómina de afiliados, una base de datos que ya fue requerida a las clínicas privadas.

Lo que intentó ser un remedio para los abuelos y abuelas resultó ser peor que la enfermedad ya que fuera de las ciudades más populosas la falta de médicos y especialistas en diversas áreas es una constante en todo el sector público. Por lo tanto la atención, lejos de mejorar, empeora y el anuncio se desvanece como los hospitales para los adultos mayores prometidos hace 6 años plena campaña.

DEJA TU COMENTARIO