Freiler, un ex camarista destituido por corrupción integra la lista del PJ de Rodriguez Saa

Se trata de un ex camarista federal que fue destituido por tener una fortuna que nunca pudo justificar. Años atrás participó en la causa de enriquecimiento ilícito contra los Rodríguez Saá, de la cual salieron sin condena alguna.

Eduardo Freiler, conocido como “Chiche” en el mundillo judicial y político y destituido de su cargo tras ser denunciado en el Consejo de la Magistratura por irregularidades en su patrimonio, integra la lista encabezada por Alberto Rodríguez Saá con la que pretende disputarle a Alberto Fernández la jefatura del PJ nacional. Cuenta el diario Clarín al rescatar el pasado turbio del nuevo mejor amigo de la dinastía Rodríguez Saá.

“Chiche” destituido hacia finales del 2017 por el Consejo de la Magistratura por enriquecimiento ilícito, una jugada que llevó adelante el gobierno de Cambiemos tras demorar la jura del consejero Juan Mario Pais.

Entre los bienes que llevaron a la destitución del ex juez figuraban la mansión de Vicente López frente a la quinta presidencial, autos importados, caballos y campos. Un elevado nivel de vida que nunca pudo justificar.

Freiler fue uno de los camaristas que más sintonía mostró con el kirchnerismo. Con su voto avaló por ejemplo el rechazo a la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman o la causa Hotesur. Integraba una de las salas más célebres de Comodoro Py junto a Jorge “Pati” Ballestero, que ahora trabaja por su cuenta en un estudio jurídico y despunta el vicio en el tribunal de disciplina deportiva de la AFA, y Eduardo Farah, que volvió a su puesto original a principios de mes. La sala había sido desmantelada por el macrismo.

Junto al ex magistrado acompañan al gobernador de San Luis en su díscola aventura peronista la dirigente Milagro Sala, que no está afiliada al Partido Justicialista; Julio de Vido y su esposa Alessandra Minnicelli, que desde la semana pasada denuncia “proscripciones”; Gabriel Mariotto y José “Pepe” Sbatella; la senadora María Eugenia Catalfamo y Osvaldo Papaleo.

 

Freiler y los Rodríguez Saá se conocen muy bien

 

En el año 200 el ex diputado Juan José Laborda Ibarra llevó a los hermanos Rodríguez Saá a la justicia en una denuncia por enriquecimiento ilícito. Resulta que por aquel entonces Adolfo y Alberto, según pudo probarse, poseían un patrimonio no declarado en  de 22 millones de Pesos – Dólares, según la convertibilidad. Además Laborda Ibarra introdujo en la demanda la compra de un campo de 3200 hectáreas por una suma millonaria.

Juan José Laborda Ibarra, llevó a la justicia a los hermanos Rodríguez Saá.

La AFIP recibió un detallado listado de propiedades que aparecían como pertenecientes a sociedades, cuyos accionistas mayoritarios eran los Rodríguez Saá o gente vinculada a su entorno, según fuentes de la causa.

En el listado se incluyó a las empresas “La Opinión” -periodística-; “Catriel”, “Informática Punta SA”, “Paine”, “Cafulcurá”, “Los Chañares”, “San Luis Forestal SA”, “San Luis Esthetic center”, todas con sede en la provincia gobernada por Alberto Rodríguez Saá.

En octubre de 1983,  Adolfo era propietario de un Renault 6, una multicarga y una vivienda comprada con un crédito hipotecario, según constaba en esa causa.

En el año 2005, después de un parálisis en la causa que se investigaba en los tribunales de Retiro, el entonces camarista Eduardo Freiler solicitó al Juez Ercolini que se expida sobre el futuro de la demanda y  analizara si la pesquisa debía continuar en Buenos Aires o ser trasladada a San Luis.

El final de la historia cuenta que Ercolini, a pedido del ahora amigo de Alberto el camarista Freiler, dispuso remitir las actuaciones a la justicia sanluiseña y la causa quedó sepultada y sin ninguna posibilidad de ver resultados favorables atento al dominio de los Rodríguez Saá sobre el Poder Judicial en San Luis.

 

 

DEJA TU COMENTARIO