La Cámara de Casación confirmó la condena de dos ex funcionarios de Alberto Rodríguez Saá

Sergio Gustavo Freixes y Edgar Mario Zavala, ex ministro y viceministro del Ministerio de Legalidad, les hacían firmar a los jueces una renuncia anticipada para mantenerlos controlados.

La sala IV de la Cámara de Casación penal confirmó la condena de dos e funcionarios de la provincia de San Luis que respondían al actual gobernador Alberto Rodríguez Saá en una causa por coacción agravada contra integrantes de la Justicia de esa provincia.

Los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Javier Carbajo rechazaron los recursos que habían puesto las defensas y así quedó firme la condena de Sergio Gustavo Freixes y Edgar Mario Zavala, ex ministro y viceministro del Ministerio de Legalidad de San Luis. Ambos fueron condenados a la pena de seis años de prisión e inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Freixes y Zabala están acusado del delito de “coacción agravada” contra los jueces que buscaban ingresar al poder judicial de la provincia. Según denuncias, a quienes buscaban un lugar en la justicia les hacían firmar renuncias anticipadas como un requisito indispensable para ocupar cargos en el Poder Judicial. La causa en la que coartaban a los jueces fue conocida como “renuncias anticipadas”.

Durante el juicio, la Fiscalía presentó importantes pruebas documentales que fueron certificadas y analizadas por peritos federales. Además, relató cada etapa de los hechos. Los jueces concluyeron que en las presiones de Zavala y Freixes condicionaban la libertad de los magistrados.

Los hechos investigados ocurrieron entre 2004 y 2005. Una de las principales impulsoras del expediente -fue la denunciantes que originó la causa- que luego declaró como principal testigo en el juicio fue la ex camarista puntaba Marina Zilotto.

En 2004, Zilotto fue nombrada por el gobierno puntano como camarista luego de ganar un concurso. Pero lo que parecía una buena noticia se convirtió en un problema. Fue cuando, le informaron que antes de asumir tenía que dejar firmada su renuncia para que pudiera ser usada cuando el poder Ejecutivo lo necesitara.

Estuvo un mes como camarista. Le activaron la renuncia cuando la llamaron y se negó a denunciar a dos camaristas.

El mes pasado, Zavala, uno de los condenados, había pedido ingresar al programa de Protección de Testigos del Ministerio de Justicia de la Nación, tras denunciar ser víctima de amenazas. Según denunció, dos policías se apersonaron en su domicilio en San Luis y relató: “uno de estos uniformados comienza a amenazarme diciéndome ‘ojo con lo que vas a declarar en Buenos Aires, no nombres ni al Freixes ni al Alberto’, por el actual ministro y gobernador de la provincia de San Luis, respectivamente”, indica la denuncia. Acto seguido denunció golpes en el rostro y en el torso que lo dejaron sin conocimiento.

Más allá de su pedido, Zavala fue condenado.

DEJA TU COMENTARIO