“Tengo una jubilación de privilegio, la cobro y no voy a renunciar a ella”, reconoció Adolfo

Sin que un sólo músculo de su rosto, que luce un tostado caribeño, se le moviera, el Senador Nacional reconoció que cobra una jubilación de privilegio por ser 7 días Presidente de la Nación Argentina. Ahora aspira a ser gobernador de San Luis.

En la presentación de una sede partidaria en el centro de la ciudad de San Luis, Adolfo no tuvo empacho en reconocerse como un jubilado con beneficios especiales. “Tengo una jubilación de privilegio y la cobro”, sentenció el fugaz Presidente de los argentinos.

Adolfo “El Breve”, como lo define el escritor, periodista y abogado Ricardo André Bazla en su reciente libro  “La Democracia Incompleta de Saán Luis”, le inició años atrás un juicio al Estado nacional para reclamar la jubilación de privilegio, ganó esa contienda judicial y accedió a un retroactivo de $ 8.5 millones más una suma mensual de $ 158.334, que sumados a la dieta como Senador Nacional embolsa la considerable suma de $ 297 mil mensuales.

Cabe destacar que la legislación vigente le permite a Adolfo, Carlos Menem y Cristina Fernández, entre otros, acceder a este beneficio y que ellos mismos se niegan sistemáticamente a modificar la ley o, al menos, a renunciar a semejante oportunismo que choca de frente con el resto de los jubilados que deben lidiar con sumas que están extremadamente opuestas a las que perciben los ex presidentes. El caso de Adolfo es más escandaloso aún ya que estuvo 7 días en la primera magistratura, renunció y dejó acéfalo al país durante casi 24 hs.

 

CRISTINA MENEM Y ADOLFO, EL CLUB DEL PRIVILEGIO

– Carlos Saúl Menem, por dos períodos como presidente y actualmente Senador Nacional percibe la suma de $ 340 mil por mes.

– Cristina Fernández, el mismo caso de Menem, por dos períodos como presidente y actual senadora por la Provincia de Buenos Aires se las arregla con $ 285 mil.

– Adolfo Rodríguez Saá, el caso más extraño, estuvo una semana como Presidente y de todos modos reclamó la jubilación y cobró un retroactivo de más $8.5 millones. Al mes, el candidato a Gobernador de San Luis se lleva a sus arcas $ 297 mil.

 

 

DEJA TU COMENTARIO