Adolfo y Alberto piensan en adelantar las elecciones y serían el 16 de junio de 2019

La intención de los hermanos es desdoblar la contienda electoral provincial de la nacional. Para ello manejan como fecha tentativa el 16 de junio, Adolfo o Alberto como únicas variantes del oficialismo para enfrentar a Claudio Poggi, el candidato de la oposición.

La elección del año venidero será atípica por una serie de factores que la van  convertir en histórica, en la previa se ven situaciones que no se observaron a lo largo de las casi cuatro décadas de hegemonía de la dinastía Rodríguez Saá. Será la primera vez que la oposición llegue con tanto tiempo previo al acto eleccionario con un candidato definido y con posibilidades concretas de cambiar la historia de la provincia.

Es también la primera vez que los hermanos se encuentran ante la posibilidad de no tener en claro cuál de los dos va a la contienda. Mientras Adolfo repetiría en 2017 que sería el candidato del oficialismo, este año bajó a la categoría de “precandidato” Este cambio se debe a que Alberto no tiene definido su futuro, mientras analiza las jugadas la que más le gusta es la de la reelección a y repetir lo que pasó en 2007 cuando fue reelecto y compitió contra Cristina por la presidencia.

En cualquier caso, adelantar las elecciones en una variante que mejor se adapta a las necesidades. En se sentido, y teniendo en cuenta lo que marca la legislación, las elecciones pueden llevarse adelante a partir de los seis meses previos a la asunción de las nuevas autoridades, por lo que desde el 10 de junio estarían habilitados a convocarlas y el 16 de ese mes es el primer domingo.

Adolfo y Alberto deben estudiar muy bien cada movimiento, las internas familiares juegan su propio partido. Mientras los hijos de uno y otro ven en la figura de Gisela Vartalitis a la mujer que pude romper la relación de los hermanos impulsada por sus propias ambiciones, entran también detalles como la herencia y el poder conseguido en los últimos años por Albertito (Secretario General de la Gobernación) y los reproches de los hijos de Adolfo.

En una elección histórica que marcará el rumbo de la provincia, la Dinastía afina la puntería.

 

DEJA TU COMENTARIO