Gisela, la esposa de Adolfo, recibió $ 80 millones del Gobierno

Es investigada en dos causas por estafa y le dan $ 80 millones que pertenecen a todos los sanluiseños. Nadie puede explicar el destino de la plata, conozca los documentos de la maniobra. Armó una fundación y en tiempo récord recibió el dinero.

El sitio Zbol dio a conocer la documentación que prueba la acreditación de la suma de la millonaria en la cuenta de la «Fundación Mujeres Puntanas» que preside Gisela Vartalitis de Rodríguez Saá.

La Fundación de Vartalitis y la acreditación de los $ 80 millones.

Los antecedentes de la mujer de Adolfo se remontan a su Mendoza natal en la que es investigada en dos causas, la primera en el expediente Nº P-97.013/05, caratulado: “Fiscal c/ Cruz Jorge y Muñoz María p/ Estafa en concurso real, con falsificación de instrumento privado en concurso real, con usurpación por abuso de confianza mediante la intervención del título”, se originó cuando el padrastro, la cuñada y el hermano de Gisela, habrían falsificado el contrato de alquiler de un local comercial sobre avenida San Martín.

En la segunda causa, Gisela es señalada junto a su hermano en el expediente N º 36.613/06, caratulado: “Fiscal c/ Vartalitis, Gisella y Vartalitis, Ricardo Andrés p/ Estafa”.

Luego la historia que todos conocemos, enamoró, siendo la secretaria, al millonario Adolfo Rodríguez Saá, tuvieron un hijo y se casaron en una mansión valuada en $ 75 millones. Ahora es la mujer fuerte en la que se apoyan los hermanos Adolfo y Alberto, maneja a discreción los fondos públicos, no rinde cuentas y desató una guerra familiar por la herencia con los hijos mayores de su esposo.

De acuerdo a la documentación, tan sólo cinco después de solicitar el subsidio recibió $ 80 millones que pertenecen a todos los sanluiseños. Nadie le pide explicaciones sobre le destino de semejante suma de dinero, tampoco ella está dispuesta a decir en qué lugar terminará la plata, aunque se supone que algunas de las sociedad que conformó con su marido podrían recibir ese dinero.

DEJA TU COMENTARIO