Batalla continuará siendo el titular en el arco pese a la llegada de Lux

Con mayor o menor fuerza, Gallardo siempre respaldó a Batalla e incluso aventuró con naturalidad, tras la victoria en Asunción, que el arquero de 21 años «seguirá cometiendo errores» pues es algo propio de cualquier futbolista joven. Pero no menos cierto es que en este mercado de pases decidió la incorporación de un arquero con peso propio como Lux, capaz de competirle de igual a igual por el puesto.

Enrique Bologna se lesionó en marzo y en abril fue operado de una hernia de disco, por lo que permaneció más de tres meses sin estar a disposición del técnico. Eso hizo que Maximiliano Velazco, de 22 años, pasara a ser el suplente de Batalla durante la mayor parte del campeonato y de la Libertadores.

«A Batalla le faltó tener atrás un arquero que representara una amenaza real para él. Inconscientemente, quizá se relajó un poco, aunque es algo imposible de comprobar. La presencia de Lux lo obligará a redoblar esfuerzos», dijo un integrante del cuerpo técnico de River.

Batalla demostró en varias ocasiones que tiene mucho futuro, pero al mismo tiempo está lejos de ser un indiscutido porque cometió errores graves en cuatro cotejos trascendentales, dos de los cuales tuvieron final feliz para River y por ello sus fallas quedaron algo disimuladas. Se equivocó en la jugada que derivó en el 2-2 parcial de Tevez en el superclásico que Boca ganó 4-2 en el Monumental en la primera rueda del último torneo; cometió dos errores en la final de la Copa Argentina en la que River superó 4-3 a Central; también falló cuando Gago marcó el 1-2 transitorio en el último derby en la Bombonera, aunque luego resultó clave para sostener la victoria final por 3-1. Y su último gran error fue el manotazo fallido que rebotó en la espalda de Paulo Díaz para el 2-1 de San Lorenzo. No fueron sus únicas fallas, pero sí las que lo pusieron en el ojo de una tormenta que él mismo disipó con sus últimas tres actuaciones.

Ubaldo Fillol, prócer del arco riverplatense que hoy trabaja en las inferiores del club, suele afirmar que el «el arco de River, como el de la selección, es día a día» porque «hay que jugar bien todo el año». Batalla lo sabe. Como también lo sabe Lux, que por ahora deberá esperar.

DEJA TU COMENTARIO