River campeón de la Copa Argentina en una final de película

En un partido vertiginoso, el Millonario se recuperó del golpe del Canalla y se impuso 4-3. Fue en el Kempes, a estadio lleno. Así se aseguró el pase a la Libertadores 2017.

Bajo un marco espectacular en el Mario Kempes, River le ganó a Rosario Central 4-3 en la final de la Copa Argentina. El encuentro, que coronó al último campeón del año, se jugó a un ritmo vertiginoso. Lucas Alario, con tres goles, fue una de las grandes figuras del encuentro.

El primer tiempo
Cambiante como el superclásico del domingo pasado fueron los primeros 45 minutos de la final entre River y Rosario Central. Cuando aún el partido no tenía un claro dominador y los equipos se estudiaban, Ignacio fernández ingresó al área y fue bajado por Musto. Penal y gol de Lucas Alario en menos de 10 minutos.

Rosario Central entró en descontrol. Sus jugadores pedían todo tipo de faltas y de a poco el Millonario, con Andrés D’Allesandro empezó a crecer. En el retroceso el Canalla mostraba falencias, sobre todo en la zona más cercana a su arquero. Sin embargo, al igual que en el superclásico, Batalla le dio la chance al rival de empatar y musto no la desperdició. El “1” del Millonario falló cuando salió a buscar una pelota arriba y se la regaló al volante, que definió sin oposición. Y, Central pegó de nuevo. No dejó ni acomodarse a River.

Una jugada individual de Marco Ruben le dio el 2-1 a los dos minutos y puso arriba al Canalla antes de la media hora de partido. En medio de ese caos, a River le costó cinco minutos pasar la mitad de cancha con peligro. Pero cuando lo hizo volvió a facturar. En una jugada que parecía intrascendete, Alario quiso pivotear una pelota y fue tomado dentro del área. Penal y gol, otra vez, del goleador santafesino.

La final llegó a la mitad en un clima revolucionado, con mucha calentura de los rosarinos con los árbitros y con la sensación de que cualquiera de los dos podía ganar el partido, pero también perderlo cómodamente si seguía cometiendo los errores defensivos.

El segundo tiempo
El segundo tiempo fue igual al primero: cargado de goles y con emociones cambiantes. Cuando el partido empezaba a hacerse trabado y ambos elencos apostaban al pelotazo en un campo de juego malo, Giovani Lo Celso frotó la lámpara en un ataque, cambió el ritmo, tiró un caño y la jugó para el medio, la pelota llegó a la otra banda y, tras el centro rasante y un rebote, Ruben puso arriba al Canalla. River entró en nerviosismo y no encontraba la pelota.

Gallardo se la jugó y metió a cuatro delanteros, con Mora y Alonso. A los 30 segundos de los cambios llegó la asistencia de Alonso para Alario y el goleador no falló: triplete para el exColón que en la era Gallardo paga con goles en momentos difíciles. Luego, en el desconcierto de Central, el Millonario aprovechó y el propio Alonso puso el 4-3 antes de la media hora del complemento. Coudet mandó a la cancha a jugadores ofensivos como Herrera y Camacho, pero se quedó sin su goleador, que vio la roja a siete minutos del final. El Millonario terminó festejando el primer título local de la era Gallardo en un partido cambiante como fue el rendimiento de este equipo en el semestre.

DEJA TU COMENTARIO