El impuestazo de Alberto no se detiene, ahora va por los productores de El Morro

Envió un proyecto a la legislatura para cobrar un 20% a los que produzcan perjuicio al medio ambiente, la cuenca de El Morro y sus productores ya fueron señalados por el Gobernador. Días atrás logró un impuestazo del 40%.

La semana pasada la Cámara de Diputados aprobó la Ley Impositiva 2017 con un incremento del 40%, en la misma sesión los legisladores, ultraoficialista, se negaron a incrementar el impuesto al juego y la empresa “amiga” Slots Machines salió favorecida.

No contento con esto, Alberto buscará saldar un viejo  enojo personal con los productores de la denominada Cuenca de El Morro, esta basta extensión de la geografía puntana está anegada por la proliferación de nuevos cursos de agua que perjudicaron directamente a los propietarios de la tierra. El dilema comenzó en 1985 con el gobierno de Adolfo Rodríguez Saá y no se detuvo hasta nuestros días, a lo largo de tres décadas, Adolfo, primero, y Alberto, más tarde, no atendieron la problemática y echaron toda la culpa a los productores por la deforestación.

La provincia de San Luis se convirtió, casualmente en los años que los hermanos gobernaron  en el estado que más bosque nativo deforestó y particularmente en la cuenca de El Morro, siempre con la pasividad o complicidad del poder. En el año 2008 se produjo otro serio colapso de la Cuenca cuando el agua tapó las Rutas Nacionales N° 7 y N° 8, había nacido el Río Nuevo. En Febrero de ese año, Alberto prometió cobrar un impuesto a los productores por la utilización del agua, “el río es de la provincia, los productores tienen que pagar un impuesto” prometió el mandatario ante el reclamo de los hombres del campo que veían como en 30 años nadie había atendido la demanda.

Ni bien asumió su tercer periodo, Alberto Rodríguez Saá se mostró preocupado y ocupado por EL Morro y emprendió una masiva forestación de la zona, durante sus periodos anteriores permitió la masacre del medio ambiente en la zona. No había olvidado aquella promesa con gusto a venganza hacia los productores, es más los responsabilizó una vez más por ese viejo inconveniente que se agravó con el paso de los años.

Recientemente ingresó a la legislatura provincial, más precisamente al Senado, un proyecto para un gravamen del 20% para “las zonas declaradas en emergencia ecológica”, la Cuenca en cuestión está considerada bajo emergencia a través de la Ley Nacional 26.331 denominada Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos y regulada por la normativa provincial.

La venganza es un plato que se sirve frío y se come despacio, reza el refrán, Alberto sabe de esto y esperó casi una década para cumplir su aquella amenaza, hoy está ceca de hacerlo y depende de los votos de los legisladores que no deberán perder de vista la responsabilidad negativa que el actual Gobernador tuvo y tiene sobre el impacto medioambiental en la provincia.

 

 

DEJA TU COMENTARIO