Para Macri, el escándalo López marcó el fin del kirchnerismo

El Presidente y su entorno siguieron la detención del ex secretario de Obras Públicas desde Colombia. Se mostraron sorprendidos por el vuelco de algunos famosos que suelen defender públicamente a Cristina Kirchner y no ocultaron su satisfacción.

Según afirman desde el entorno del Presidente, Mauricio Macri cree que la detención del ex secretario de Obras Públicas José López representa el fin del kirchnerismo como alternativa política. “En realidad, ya pensaba eso, pero esto lo confirmó. Ahora depende de nosotros”, relató uno de los hombres que le sigue los pasos al Presidente a Clarín.

Así, luego del escándalo de López no les preocupa que un eventual ocaso kirchnerista reunifique al peronismo detrás de una sola figura. La detención del alto funcionario de Néstor y Cristina Kirchner se coló incluso en el almuerzo que mantuvieron en Colombia el jueves Macri y el presidente anfitrión Juan Manuel Santos junto a CEOs de varias empresas. “Se analizó más como un punto de inflexión que como una crónica policial”, reveló a Clarín uno de los testigos.

Desde el Foro Económico Mundial para América Latina los ministros y asesores seguían perplejos las escenas cinematográficas de la detención y no ocultaban su satisfacción. “Fue muy fuerte la reacción de´voceros´ como Diego Brancatelli o Pablo Echarri, que ya recularon. Estaban convencidos de que las denuncias eran un verso”, contaban. Esperan que esa distancia se replique entre buena parte de los votantes duros que conservaba el kirchnerismo y que en Cambiemos calculaban cercano al 25%.

“La corrupción en general ha acompañado las últimas décadas y en la última creo yo que llegó a niveles inéditos”, explicó Macri consultado por el diario salteño El Tribuno sobre si el caso de López era algo aislado o respondía a una corrupción estructural del gobierno anterior, a lo que el Presidente sostuvo que “sin duda” fue “estructural”.

Asimismo, sostuvo que “lo importante es que ahora entendamos que el cambio es de todos, hoy la obra pública tiene que ser sinónimo de alegría, de futuro, de mejora de la calidad de vida y nunca más sinónimo de corrupción, de cajas y de abusos”.

Macri se mostró “muy contento” con el equipo de Cambiemos que lidera las obras, que le ha puesto una “dinámica inédita en la historia” ya que “las obras avanzan hoy a la velocidad que nunca lo habían hecho antes”.

Además, consultado sobre los argumentos del kirchnerismo que lo acusa de ser socio de Lázaro Báez, vía su primo Angelo Calcaterra, Macri señaló: “Es de las cosas más creativas que escuché en mi vida, pero ellos son capaces de decir cualquier cosa”.

DEJA TU COMENTARIO