La salud en estado crítico

La noticia sobre el estado clínico de Alberto Rodríguez Saá disparó la última luz de alarma en el tablero de la salud provincial. Pese a estar en los denominados “grupos de riesgo” el Gobernador no recibió la vacuna, la población con las defensas bajas.

En la misma semana en la que se conocieron imágenes sobre el estado del Hospital San Luis, un vídeo mostró como las cucarachas invaden las paredes de uno de los pasillos centrales del nosocomio, se conoce y lo hizo público este medio que un menor está internado en terapia intensiva con Gripe A y a las pocas horas el Ministro de Salud debió reconocer públicamente que el primer mandatario contrajo la misma enfermedad.

Con pocas precisiones, midiendo cada una de sus palabras, el Ministro contó que Alberto Rodríguez Saá evoluciona favorablemente a la medicación que se le suministra para contrarrestar los efectos de la patología. Ante este cuadro de situación la pregunta que surge casi inmediatamente es por qué no se le indicó la vacuna ya sea por su alta exposición pública y más aún por pertenecer  los denominados grupos de riesgo, este año cumplirá 66 años.

Si la máxima autoridad provincial está bajo tratamiento por Gripe A cual es el destino de los  miles de puntanos que no pueden acceder al sistema de salud, aquellos que no cuentan con los medios para recibir asistencia médica deberán invocar a su propia suerte. El Estado tiene el compromiso de prevenir la enfermedad, el único caso del que se hacen cargo es precisamente del Gobernador y hasta el momento ocultan  otro que ya dio positivo. La salud en estado crítico pese a que intenten  maquillar nuevamente la realidad diciendo que Rodríguez Saá pudo haber contraído el virus en Córdoba en un encuentro con gobernadores y funcionarios nacionales, otra vez la pelota afuera y el tema de fondo sin atender.

 

DEJA TU COMENTARIO