“Todo lo que tenga olor a Poggi se está destruyendo”

El diputado nacional Claudio Poggi brindó una extensa entrevista al periodista Mario Otero. Entre otros puntos hizo referencia a la discontinuidad de  las políticas que había llevado adelante durante su gestión.

En casi una hora de charla, el legislador dejó sentada su postura sobre los más diversos temas de actualidad, no esquivó las preguntas más interesantes relacionadas a la política local y a la administración de Alberto Rodríguez Saá.

“Todo lo que tenga olor a Poggi se está destruyendo”, sintetizó para luego argumentar que “la política habitacional la esta discontinuando y los tiene de rehenes a los preadjudicatarios, que siguen pagando alquiler. Rescindir una vivienda ahora en plena inflación significa que después los detalles para terminarla salen más caros que la casa”, se lamentó.

“El Plan de Inclusión Educativa, que para mi esta fantástico, porque aprovechaba la infraestructura digital. Permitía que muchos mayores terminaran sus estudios, la alfabetización, que hablaran el mismo idioma con sus hijos y nietos. Eso eleva el nivel de la sociedad, se esta desalentando”

“El deporte es la mejor inversión en salud, la mejor contención para nuestros niños y jóvenes para que no tuvieran tiempo ocioso”, puntualizó sobre el abandono de algunas políticas concretas que el propio Rodríguez Saá en la campaña se comprometió a continuar.

“Hay proyectos  como el transplante renal, estábamos a 20 días de realizar el primer transplante y se discontinuó. Cuando uno discontinúa una política es para aplicar otra mejor pero cuando es discontinuar por discontinuar pasa a ser un capricho. Los afectados son los ciudadanos de la provincia”, agregó.

Entre otras aseveraciones, Poggi analizó la obra propuesta en La Pedrera, “vieron que la plata estaba para hacer esto, sin tomar crédito. El relato de la deuda heredada es subestimar a los ciudadanos. Mercedes tiene otras prioridades, la votación va a ser diez a cero quien va a ser campaña por el no para que la obra se vaya a otro lado. No hay nada más desagradable para el gobernante que el ciudadano no se haga dueño de una obra publica, no se sienta participe, no sea fundador, no fuera solicita por el ciudadano porque después nadie la va a atender, nadie la va a cuidar  es como que vino de arriba que no es nuestra, esa es la consecuencia de hacer una obra pública que no surge del requerimiento del ciudadano”.

Entrevista completa:

 

DEJA TU COMENTARIO