Se cerró la fecha de Primera con una lluvia de goles

Racing aplastó 6-3 a Rafaela en Santa Fé y Tigre estaba 3-0 arriba, pero se durmió y Newell’s lo empató.

Los de Avellaneda no perdieron la tranquilidad ni siquiera cuando empezaron abajo en el marcador, al minuto de juego, por una exquisita definición de Federico Anselmo ante el achique de Sebastián Saja. Un tiro libre de Marcos Acuña a los 7′ (complicidad de los integrantes de la barrera) y Lisandro López a los 13′ (magnífica corrida y asistencia de Ricardo Noir) lo adelantaron en el tanteador rápidamente. Parecía que empezaría a imponer sus condiciones, pero Anselmo aprovechó otra vez una pelota parada para nivelar el encuentro a los 20′. Intenso por donde se lo mire.

Ya en la etapa final, los de Avellaneda desplegaron sus alas y volcaron la artillería pesada en el césped para liquidar a uno de los elencos más flojos de la temporada. Nicolás Sánchez clavó en el ángulo un envío que intentó ser centro a los 5′, nuevamente Licha López fusiló cuando pescó un rebote a los 8′ y Gustavo Bou se reencontró con las redes a los 19′, luego de los problemas con las lesiones. Allí se terminó la historia, al margen de otros desacoples en el fondo que seguramente se llevarán la atención de Sava.

Apenas hubo tiempo para un descuento de Facundo Parra cuando iban 36′ y decoró las acciones el ingresado Facundo Pereyra a los 41′, con un delicioso enganche y mejor remate al palo más lejano de Axel Werner, quien tuvo que reemplazar al lesionado Germán Montoya al promediar el primer período. Racing ganó con justicia, avisó que está dispuesto a dar batalla en los dos frentes y refrendó las teorías de aquellos que lo postulan al título por su envidiable fuego ofensivo.

Gran reacción de “La Lepra”
Fue un encuentro no apto para cardíacos el que bajó la persiana de la octava fecha en Victoria. Sin dudas, habrá quedado más sabor amargo en el local, que estuvo en ventaja y dispuso de una pena máxima sobre el final, pero la visita también hizo méritos para inclinar la balanza a su favor y pecó por su impericia ofensiva.

Lucas Janson dejó en ridículo a Seba Domínguez en el amanecer del juego y anotó el primero de su cuenta, previo a desparramar al Coty Fernández y celebrar el segundo. Newell’s parecía no reaccionar y encima, a la salida de una pelota parada, fue Erik Godoy el que aumentaba. La historia lucía sentenciada en el José Dellagiovanna, pero el descuento de Mancini dio suspenso sobre el final de la primera parte.

En el complemento, el Matador se echó una siesta larga y dejó que avanzara su rival, que se puso en partido con el gol de Insúa e instantes después, lo igualó con el de Scocco. Los de Osella fueron a buscarlo por el envión anímico del cambio de resultado y tuvieron dos chances muy claras en la cabeza de Formica y los pies de Nacho, pero ambos fallaron en el área.

Y para que Tigre maldijera completamente, el Japo Rodríguez falló un penal en los últimos minutos. Pocrnjic, quien había cometido la infracción, se reivindicó con la atajada del juego.

DEJA TU COMENTARIO