Macri habló de todo en el balance de sus primeros 100 días

El presidente de la nación recibió al periodismo en su residencia e hizo un balance de sus primer tramo de gobierno. Prometió que la inflación bajará en el segundo semestre.

Aquí algunos de los pasajes de la entrevista llevada a cabo en la quinta de Olivos:

-¿Qué se cumplió y qué no de lo que esperaba en estos 100 días?
-Digamos que estoy contento con estos cien días. Fui al Chaco con el vicepresidente del Banco Munidal y él me dijo “estamos impresionados con la cantidad de medidas positivas y exitosas que produjo en menos de cien días. Nadie pensó que iba a generar tanto en tan poco tiempo”. Yo le dije muchas gracias y le pregunté qué significaba y él me dijo que el Banco Mundial quiere apoyar a la Argentina en esta nueva etapa. Vamos a poner la capacidad crediticia en infraestructura y en inclusión social. Eso es un poco lo que el mundo ve de lo que se ha hecho. Y no estoy hablando de gente que esté acá para hacer campaña y juntar votos.

-Hablemos de la inflación. ¿No está más alta de lo que usted esperaba?
-Se va a moderar en el segundo semestre. Nunca pensamos que teniendo que ordenar y sincerar precios iba a suceder.

-¿Cree que la inflación va a terminar el año por abajo del 25 por ciento?
-Sí, yo tengo confianza de que lo vamos a lograr. Igual, lo más importante es que en el segundo semestre se va a reflejar una baja contundente que va a preparar la tendencia de 2017.

-En ese contexto, ¿cómo hace para incluir la suba del gas y del transporte?
-Por eso digo. Todo eso se termina en el primer semestre. Esos reacomodamientos ya no van a estar en el segundo y eso te va a permitir aterrizar.

-¿O sea que el ajuste de gas y de transporte van a ser en este semestre?
-Bueno, eso es lo que han anunciado los ministros. Están terminando los estudios y los cuadros tarifarios. Acá el problema mayor es el deterioro de todos los servicios que tenemos. Sin gas, sin luz, los celulares que andan mal. El deterioro de las rutas. Hay una necesidad de mejora en todos los órdenes. Ha habido un Estado ausente y nosotros nos comprometimos a hacer un Estado del siglo XXI. No queremos que esto quede en un discurso. Que se anuncie una obra y que se termine. Todo eso lo estamos construyendo.

-Hubo promesas en campaña que no se cumplieron. Por ejemplo, dijeron que ningún trabajador iba a pagar el impuesto a las Ganancias…
-Yo dije que los que no pagaban en el 2006 no iban a pagar y con los 30 mil que fijamos estamos más o menos… logramos en mucho lo que habíamos prometido. A todos nos gustaría ir más rápido, pero tampoco sabíamos que se habían ocultado gastos, deudas, en ese mundo de la mentira en el que vivíamos. Todos tenemos que entender lo que nos toca administrar.

-Las paritarias complican la discusión?
-Nos complican la cantidad de problemas que tenemos que administrar. Por suerte tomamos la decisión de salir adelante. Esta es la época de la Argentina. Uno a uno vamos a ir resolviendo cada problema.

-Usted habla de crear empleo pero lo que estamos viendo en estos meses es destrucción de empleo. Según los indicadores que empiezan a aparecer se han perdido puestos.
-Dos cosas importantes para destacar. Primero: la Argentina venía de no crecer casi cinco años y de un últmo trimestre con una actividad negativa alta. Igualmente, en esta etapa donde todavía no tenemos un índice creíble y confiable, porque el INDEC está en proceso, lo más verosímil que existe en la AFIP y los datos de los Cuiles que se han dado de alta y de baja. Eso da práticamente chato enero y febrero, sin movimiento, independientemente que ha habido pérdidas de empleo importantes en la construcción por el parate de las obras del año pasado y nuestra llegada hizo que tampoco arranquemos tan rápido. Además está habiendo problemas de recesión de sectores que le venden a Brasil. Brasil está en una crisis económica y política que nos pega en el nivel de actividad. Pero se ve que debe haber otros sectores que lo han compensado. Claramente el empleo es la preocupación. Pero entendamos: 100 días. El avión venía en descenso y lo hemos equilibrado. Ahora hay que remontar vuelo. Son etapas y tiempos que hay que recorrer. Hay sectores que ya arrancaron: ustedes habrán visto en Expoagro. Récord de venta de equipamientos. Las energías renovables van a ser otro empujón… va a haber miles de millones de dólares para hacer energía renovable. Vaca Muerta también.

-¿Hasta qué punto de su gestión lo explica la herencia?
-Pónganse de acuerdo. Muchos me dicen que criticamos poco la herencia, que no explicitamos con contundencia lo que recibimos. Traten de decirme una sola cosa porque si no me mareo. No podemos negar la realidad. 700 por ciento de inflación acumulada durante casi una década, reservas menguadas en el Central, trabas de todo tipo para mover la economía, aislamiento del mundo. Son cosas que existían. Dije el 5 por ciento en el discurso del 1 de marzo. Se ha desmantelado el Estado para convertirlo en una gran bolsa de clientelismo político.´

-¿Por qué dijeron que no había plan B con los fondos buitre? ¿Lo evaluaron antes para presionar a la oposición?
-Yo dije lo que siento. Esta parte no la hablé con el equipo. Expresé lo que siento: la Argentina aislada del mundo no tiene futuro. China aislada del mundo no tiene futuro y son 1300 millones de habitantes. Nosotros somos 40. Yo dije: “Abrimos la puerta o no la abrimos”. Punto. No podés ir al vecino a pedirle la pala si el año anterior le pediste el rastrillo y nunca más se lo devolviste. Esto es lo básico. Señores, nosotros vamos a cumplir los compromisos asumidos. Y ahí se abre la puerta. ¿Qué hacemos frente a ese mundo que tendremos por delante? Dependerá de nosotros. Insisto con lo que ya dijo: basta de buscar responsables de lo que ha pasado interna y externamente. Yo quiero que entendamos los argentinos que depende de nosotros. Y los invito a trabajar en equipo. El talento que tenemos no se agota en Messi, en tener una reina o en tener un Papa, en tener físicos notables. Somos un pueblo talentoso y creativo. Pero basta de creer que alguien nos va a solucionar los problemas. Y eso empieza por decir la verdad. Si yo digo “es mentira que hay narcotráfico” no hay manera.

-Una de las herencias más fuertes es la corrupción y uno de los empresarios que quedó en el medio es Cristóbal López. Ya se dijo que van a avanzar con la AFIP, pero se supone que la parte más sustancial de sus negocios es el juego. ¿Tiene pensado meterse con ese tema?
-Acá ha habido un atropello, un abuso del poder y una discrecionalidad que no va a existir más en la Argentina, por lo menos en los años que yo gobierne. La AFIP está trabajando para hacer todo lo posible para cobrar los 8 mil millones actualizados, que son mucho más. Y está buscando extender eso a todo el grupo económico. Vamos a ver cómo reacciona la Justicia. Pero eso se tiene que terminar. Vamos a intentar cobrar de la manera que sea porque es la plata de los argentinos.

-¿Usted se reunió con Cristóbal López?
-El día de la elección de la segunda vuelta. El me pidió verme y nos reunimos 40 minutos. Escuché su trayectoria empresaria y le dije que yo no tenía prejuicios ni amiguismos.Que todos iban a tener las mismas reglas y participar siempre respetando la ley, justamente, lo que no pasó acá.

-En el caso de Lázaro Báez, después de ver los videos del hijo contando plata, ¿usted cree que se acaba a esa altura el nivel del negociado o llega a ministros o a la propia Cristina?
-Alguien le contrató los trabajos. Alguien logró que él tuviera el 80 por ciento de las obras que se hacían en Santa Cruz, que era un porcentaje gigante de obras con respecto al resto del país por el peso relativo de la población. Pero insisto: más que dar toda la información que nos pida la Justicia, no podemos hacer. Velo por una Justicia independiente con todo el apoyo del Gobierno nacional. No vamos a instruir en nada. No solo en las investigaciones del Gobierno anterior. El día que tengan que investigar a alguno de mi equipo que crean que hizo algo en falsa escuadra, yo voy a llevar la información que se requiera.

-¿Hay una construcción de un relato macrista? ¿No están muy pendientes de quién habla y quién no? ¿No se costruye como el kirchnerismo?
-Me mareo otra vez. todo el mundo nos dice que no comunicamos lo suficiente. Que cuando era jefe de Gobierno no mostraba lo que hacía… que dejaba que mucha gente hable. En el Gobierno anterior hablaban el jefe de Gabinete y la Presidenta. Acá hablan todos los ministros, dan reportajes, eso sí, coordinamos. ¿No quieren que coordinemos?

-Dicen que Cristina dijo que si usted arregla con los holdouts se queda muchos años.
-No creo que haya dicho eso. Y yo no me quiero quedar para siempre. Quiero volver a ser un ciudadano normal, a dedicarme a mis afectos, a hacer deporte, relajarme, leer y hacer otras cosas.

-¿Qué viene políticamente en el país después de holdouts?
– ¿Qué viene? Empezar a trabajar en nuevas inversiones, en generación de empleo, en instrumentos que faciliten la inversión. Esto cambiará la dinámica.

– Ahora que habla de coherencia. ¿No hay una contradicción entre lo que ustedes decían sobre el contrato de YPF-Chevron y lo que dicen ahora, que se niegan a revelar el contrato?
– Es verdad. Suena incoherente. Pero hubo tanta desinformación de parte del Gobienro kirchnerista, generó tal nivel de prejuicios, que todos pensábamos que existía algo particularmente espinoso. La verdad, viendo la información, lo que existe es un sistema para que Chevron se defendiese de causas que tiene en otras partes del mundo. Además, había información relativa a las prospecciones que ya había hecho Chevron que no pueden ver los competidores porque con lo que ellos invirtieron descubrieron una cantidad de cosas que son un valor. Eso no hacía a la Argentina.

-Pero ese sistema para proteger a Chevron de juicios en otros países, ¿no abría la puerta para protegerlo de hechos de corrupción o de manejos poco claros? Había cuentas a nombre de funcionarios de YPF.
-Eso no lo verificamos. Siempre las cuentas terminan siendo representadas por una persona, pero no encontramos nada. Lo que hay que entender, por otra parte, es que YPF es una empresa privada, con mayoría estatal, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, con lo cual tiene que tener esa flexibilidad en el manejo de sus tratativas comerciales con pares. Si no, ninguno va a querer asociarse con YPF. Es importante que YPF acelere el proceso de producción, de explotación y desarrollo energético en el país.

-¿Va a haber cambios en la cúpula de YPF?
-Sí. Se va a hacer una búsqueda internacional. Hay 3 o 4 de nivel internacional, argentinos, en la actividad petrolera.

-Usted habló de los amigos del poder K. ¿Qué tiene para decir de sus amigos Caputo y Angelici, dos personas que son cuestionadas incluso por alguno de sus aliados?
– Son dos personas que quiero, que son amigos. Nicolás es como mi hermano y es un empresario importante, como toda su familia. Por suerte tenemos muchos empresarios como ellos, y que participarán como todos, con las mismas reglas, sin ninguna ventaja. Lo que hay que entender es que el amiguismo deviene de licitaciones poco transparentes. Si vos hacés todo transparente, donde todos compiten, no hay nada de qué preocuparse. Lo mismo hice durante 8 años en la Ciudad. Y Angelici es el presidente de Boca, que tiene una visibilidad absoluta y además una militancia radical. Ha ayudado al crecimiento de PRO. Nos ayuda, pero su prioridad es Boca.

-¿Hay un prejuicio sobre los ministros que fueron empresarios o es acertado?
-Tengo un gabinete equilibrado. Hay mucha gente que viene conmigo de la Ciudad y de otras fuerzas y también del sector privado. Esta diversidad es un aporte.

-¿Hay algo que diga “lo podría haber hecho mejor en estos 100 días”?
– Siempre. Acá el debate es siempre la ansiedad por ir más rápido, por hacer más cosas. Y en la etapa que estamos, después de tanto daño, hay que recuperar la confianza. En algunas cosas quisimos ir demasiado rápido sin buscar consensos. Por ejemplo, con el decreto de los jueces para la Corte. Es constitucional, pero no nos tomamos el trabajo de explicarlo en ámbitos académicos, políticos, periodísticos. Fallamos en no explicarlo antes de hacerlo.

-¿La llegada de Obama abre un nuevo vínculo con Estados Unidos?
-Estamos comenzando una etapa madura, inteligente, queriendo tener una relación que sea conveniente para ambos. Yo tomo la visita de Obama como un gesto de afecto del gobierno americano al país y además como un gesto de apoyo al gobierno que comienza. Compartimos banderas muy importantes. Defensa de la democracia, de los derechos humanos, contra el cambio climático, contra al terrorismo, y a favor de la innovación y de la incorporación de tecnología para garantizar el trabajo a nuestra gente. Tenemos mucho para crecer. El desafío final es el conocimiento.

-¿Va a viajar a Cuba después de Washington?
-No está confirmado. Pero podríamos ir. Hay que apoyar este intento de apertura, las reformas en Cuba.

DEJA TU COMENTARIO