Nuevamente al borde de la desgracia: un futbolista chocó contra un paredón

Juan Martín Capurro impactó contra uno de los muros laterales durante un partido entre Unión Aconquija y Cipolletti. “Puse los brazos antes de golpear. Si no, capaz ni la contaba”.

Es una secuencia que se repite y ya parece costumbre. En un partido que disputaron Unión Aconquija de Catamarca y Cipolletti de Río Negro por el Torneo Federal A -tercera categoría del fútbol argentino- el futbolista Juan Martín Capurro cayó y se dio un duro golpe contra uno de los paredones laterales, ubicado a escasos metros de la línea. Esta vez, por un guiño del destino, no ocurrió una tragedia.

Iban apenas un puñado de minutos del segundo tiempo, cuando Capurro, jugador de Cipolletti, corrió en disputa de una pelota. El balón salió por un costado y el mediocampista de 21 años se desplomó contra el paredón que divide el campo de juego de la tribuna. A puro reflejo, el futbolista interpuso sus brazos antes de dar con la cabeza y así evitó una desgracia.

“Gracias a Dios llegué a poner los brazos antes de golpear. Si no, capaz ni la contaba. Sólo me raspé un poco”, le contó Capurro a Clarín. El trágico fallecimiento de Emanuel Ortega, quien perdió la vida en pleno partido tras impactar su cabeza contra el paredón de la cancha de San Martín de Burzaco, expuso las precarias condiciones de muchos estadios del fútbol argentino y el incumplimiento de las condiciones reglamentarias.

“Del otro lado era peor. Había un mástil a un metro de la línea”, dijo luego. En esta oportunidad, el precio del golpe fue bajo y sólo recibió asistencia médica durante algunos minutos, mientras rivales y compañeros contemplaban el escenario con preocupación. Al final, hasta pudo seguir jugando el partido.

El artículo 74 del reglamento general establece que los paredones laterales deben estar a una distancia no menor a 2,50 metros. Frente a la gran cantidad de estadios que no cumplen con esta normativa, AFA inició una medida de prevención que consiste en colocar colchonetas sobre las paredes perimetrales para amortiguar los golpes. “En 60 días va a estar todo terminado. Ni me imagino la cantidad de canchas que hay en el interior, veremos si podemos ayudar y ampliar la colocación de protecciones. En principio, se van a instalar en las categorías metropolitanas”, dijo Luis Segura, en diálogo con el programa Interior Futbolero.

“Las paredes que se colocan están puestas por seguridad, no por gusto. AFA no se puede hacer responsable de todo”, afirmó luego el máximo dirigente del fútbol nacional. Ante la imposibilidad de modificar decenas de estadios, las colchonetas aparecen como un paliativo para el problema. Sin embargo, la medida se aplicará por completo recién dentro de dos meses y ni siquiera abarcará a todos los clubes del país. Mientras tanto, muchos futbolistas de ascenso seguirán expuestos a esta clase de peligros.

DEJA TU COMENTARIO