El polémico juez Piombo deja su cargo, pero no renuncia

El juez de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires, Horacio Piombo, inició hoy los trámites para dejar su cargo en la Justicia, tras varias semanas en el centro de la polémica a raíz de su decisión de rebajar la pena de un violador de un niño, pero no renuncia: se jubila. 

Piombo y Benjamín Sal Llargués, su compañero en la Cámara, dispusieron recientemente la reducción de la pena de Mario Tolosa (dirigente del club Florida de Vicente López) argumentando que el chiquito tenía “una orientación sexual homosexual y estaba habituado” a los abusos y “ya tiene su sexualidad definida”, por lo que consideró que el delito “no fue tan ultrajante”, según el fallo difundido por la prensa.

El fallo generó repudio generalizado. La ONU manifestó que el fallo que redujo la condena al abusador “estigmatiza y discrimina” a la víctima. En el sitio Change.org, se inició una colecta de firmas para pedir su renuncia y reunió más de 40.000 voluntades.

Y también detonó su expulsión de la Universidad Mar de La Plata, donde daba clases, y su dimisión en la Universidad de La Plata, donde habló de “injusticias” y escribió que “no fue fácil tomar esta decisión” ni “tampoco agradable”.

DEJA TU COMENTARIO