Consejos para viajar a Machu Picchu

Ordenados en 8 tips, te presentamos nuestras recomendaciones para visitar este parque ubicado a 2.500 msnm.  Horarios, dónde dormir,  cómo llegar,  accesos al parque y más. Imprescindible: No olviden el protector solar, anteojos de sol, sombrero y repelente de insectos.

Cómo llegar
La forma más rápida y cómoda es en tren. Existen dos empresas que ofrecen frecuencias diarias a Aguas Calientes (el pueblo que está justo debajo de la ciudadela) desde Ollantaytambo: PeruRail e Inca Rail. Además, PeruRail es la única que opera desde la estación de Poroy (en Cusco). Cusco se encuentra a 3.400 metros de altura. Si bien algunos se toman el tren a Machu Picchu apenas llegan a la ciudad, es recomendable tomarse el primer día para aclimatarse, comer liviano,  y recién salir al día siguiente.

Camino del Inca
El trekking andino más famoso ya no es tan aventurero como hace algunos años. Hoy, hay que reservar con por los menos cuatro meses de anticipación. Tampoco se puede ir por cuenta propia: es obligatorio contratar a una agencia de turismo habilitada, a un guía y eventualmente a un porteador. A pesar de que se ha vuelto bastante masivo, sigue siendo un camino esencial para cualquier viajero: empieza en el poblado de Piscacucho, en el km 82 de la línea férrea Cusco-Quillabamba, y dura cinco días en total. Luego de atravesar una impresionante variedad de altitudes, climas y vestigios arqueológicos, se corona con una imponente entrada a Machu Picchu a través del Inti Punku o Puerta del Sol. La versión corta del camino empieza en el Km 104, en Cachabamba, y lleva sólo dos días pero cuesta casi lo mismo. Tras varios accidentes en temporadas anteriores, desde hace unos años se resolvió cerrar el Camino del Inca durante todo febrero. 500 personas por día pueden hacer el Camino del Inca.

Acceso
La ciudadela abre de 6 a 17. La entrada se puede sacar online (sólo con tarjeta Visa) en el sitio  de las ruinas o, en efectivo, en la Casa de la Cultura de Cusco. Hay que presentar el pasaporte, tanto para comprar y para ingresar al parque). Hay que sumar el ticket de ascenso en bus a Machu Picchu. No hay taxis ni transfers privados que suban.

Entre mayo y agosto es la temporada seca y la favorita de los europeos. La contra, es que los precios son más caros. En verano llueve bastante, pero es la temporada alta de sudamericanos.

Llevar vianda y agua. Dentro del complejo hay un restaurante, pero es muy caro.Trepar el Huayna Picchu La “montaña joven” tiene 2.667 metros de altura y forma parte del macizo de Salcantay; desde su cima, donde hay más ruinas, se tiene una perspectiva distinta, amplificada, de Machu Picchu. Para subirla se requiere un óptimo estado físico. A buen ritmo demanda entre 45 y 60 minutos. El cupo máximo es de 400 personas por día, que se reparten en dos turnos (a las 7 y a las 10) y, para asegurarse un lugar. Conviene reservar desde la web del parque. Imprescindible: llevar agua y calzado de trekking.Montaña Machu Picchu Es el plan B cuando no queda cupo para subir el Huayna. Aunque menos conocida, es también muy impactante, incluso más alta –3.082 metros– y demanda cuatro horas para subir y bajar.

El 24 de junio, durante el solsticio de invierno, se celebra el Inti Raymi (la fiesta del sol) en Cusco.

Guías
Es mejor contratar uno para recorrer el complejo y comprender el significado de cada piedra. Realmente hace la diferencia. Suelen ofrecer sus servicios en la entrada del parque y establecen un precio según la cantidad de personas.

Dónde dormir
Al ser el enclave más cercano al Parque Arqueológico, a 6 kilómetros, la architurística ciudad de Aguas Calientes es la base ideal antes y después de hacer la excursión. Su oferta hotelera es para todos los gustos y bolsillos. Si bien hay algunos hoteles de lujo, también se encuentran hostales aunque hay que resignar infraestructura y servicios. Paradójicamente, a veces escasea el agua caliente.

El lujito
El Belmond Sanctuary Lodge es el único hotel adyacente a la Ciudad Perdida de los incas. Sus huéspedes son los únicos privilegiados que se quedan a ver el atardecer cuando cierra el parque. Las habitaciones rondan los 700 dólares y hay que reservar con bastante antelación.

Destacado
presenciar el amanecer sobre la ciudadela es una experiencia inolvidable. Para llegar a ver el momento exacto en que el sol asoma entre las montañas, es imprescindible tomar el primer bus desde Aguas Calientes. Sale entre las 5 y 5.30, según la época. Vale la pena el sacrificio.

Nuevo horario
Para evitar la congestión de público que se concentra a la mañana, el parque puso a prueba hace unos meses un turno vespertino, de 13 a 17.30. Es un 30% más económico, pero estricto en el horario: hay que llegar a las 13, no antes.

DEJA TU COMENTARIO