Síntesis de dos perdedores

Alberto Rodríguez Saá y Alejandro Cacace, en este 2021, compartían el mismo objetivo común, hacer desaparecer de la esfera política a Claudio Poggi. No solo que no lo lograron, sino que terminaron empoderándolo, casi a nivel de darle el título de único candidato a la gobernación de por la oposición.

Este “enamoramiento político” entre Rodríguez Saá y Cacace no es nuevo y nace ya desde hace años cuando el joven Alejandro acudía al boliche “ Fetiche”, propiedad del actual Gobernador y ambos soñaban con el «histórico PJ» gobernando y la «histórica UCR» de oposición. En ese sueño se cruzó Poggi y les complico la relación y ambos tuvieron que preocuparse de otras cosas .

Pasadas las elecciones de 2019 volvieron a sentir que era su momento, Poggi si bien pudo saltar esa polarización entre los dos hermanos y logró ser segundo no pudo ganar y Alberto fue reelegido Gobernador y meses después Alejandro, colgado a una elección Nacional donde Macri gana históricamente en San Luis, vende esa elección como propia y se siente que es su momento político.

Y claro, es ahí donde comienzan los coqueteos entre ambos nuevamente, los dos tenían cosas para poder ofrecerse. Por un lado le dieron la Presidencia del Consejo Deliberante de San Luis  a un delfín de Cace, el concejal Javier Suarez, situación que terminó detonando el frente opositor. En contrapartida, Alejandro le dio a Alberto algo que siempre soñó, que le abrieran las puertas de la Universidad de San Luis, con su otro ladero, Víctor Moriñigo. Demasiado clara y expuesta estuvo al jugada, que no vale al pena describir mas detalles .

Pero para el idilio faltaba lo principal, limar a Poggi , la elección de 2021 a Diputados Nacional era la oportunidad. El Plan fue conformar Juntos por el Cambio en San Luis, sin Poggi .

Para ello Alejandro fue lo suficientemente pícaro para no quedar expuesto, dejó en manos de Walter Ceballos la conducción del partido, eso le permitía encontrar a un dirigente con prontuario turbio en arreglos políticos y garantizar que pasara lo que pasara la UCR no acordaría con Poggi. Después el oficialismo haría el resto, darle el sello del PRO a Bartolo Abdala, varias reuniones entre el ministro Filomena y Sonia Randazzo confirman ese camino y de esa forma localmente bloquear cualquier intento de conformación opositora.

Para asegurar  que esa alianza con Poggi se hiciera imposible, la convención de la UCR puso como requisito para conformar frentes políticos, ir a las PAS y en caso de hacer acuerdos mantener los mismo cargos que se renovaban.

Pero, pasaron cosas, el PRO se anticipo a la jugada, intervino el partido y los principales referentes de Juntos por el Cambio a nivel nacional apostaron por Claudio Poggi y tanto Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich  decidieron que no se conformara «Juntos» en San Luis e ir con «Unidos por San Luis», sin la UCR.

Alejandro, obviamente no muy contento con ello, siguió insistiendo con que con el sello de Juntos Por el Cambio podría lograr un resultado óptimo y presionó para que el Superior Tribunal de Justicia de San Luis, por orden de Rodríguez Saá, le diera el nombre, ya que en la Justicia Federal no lo lograrían.

Así la estrategia de Alberto y Ale, de «con esto limamos a Poggi» se ponía en marcha con todo el aparato de comunicación y el apoyo del gobierno para las listas de Cacace con el fin de lograr el objetivo.

Malas noticias, la gente elige a Poggi en las PASO rotundamente y se complicó el «Plan limada», si bien con el apoyo del aparato estatal las listas de Ale ganaron las PAS, la representatividad de la UCR , (ellos decían Juntos Por el Cambio) ya estaba sentenciada .

No obstante ello , en las generales fue peor,  al plan le sumaron los agravios a la figura de Poggi por parte de los principales dirigentes de la UCR , Riccardo y Rocha por nombrar los los mas enojados y verborrágicos.

Pero ni el Plan Platita del Alberto , ni el Plan Limada de Ale pudieron parar con la voz del pueblo, que apoyó masivamente la opción del Basta que sostuvo y peleó Claudio Poggi .

Y así la estrategia Rodríguez Saá – Cacace , termino dándole el Triunfo a Poggi , una diputada más para el PRO y la UCR perdió todas las bancas que tenía en la provincia y que puso en juego en la elección y mas los lugares en los concejos deliberantes . Peor para la UCR no podía haber salido esta alianza con el oficialismo.

Hasta el día de hoy ninguno de los dos reconoce la derrota , el gobernador festeja la victoria legislativa local y algunas intendencias y Cacace se suma a la victoria nacional contra el Kirchnerismo y desde lo provincial habla de los frente para el 2023.

No estaría de más, si ambos quieren mejorar su futuro, en reconocer que se equivocaron de estrategia y pedir disculpas  antes que sea tarde, si es que ya no lo es .

DEJA TU COMENTARIO