Rodríguez Saá apoya el control de precios del Gobierno Nacional

El Gobernador envió al Ministro de Hacienda, Eloy Horcajo, a la reunión con el Presidente en la que acordaron apoyar el control de precios impuesto por Fernández.

La mayoría de ellos habían sido anunciados por el ministerio del Interior, pero finalmente ninguno de los 4 gobernadores de Juntos por el Cambio decidió sumarse presencial o virtualmente a la reunión convocada en la Causa Rosada por el jefe de Gabinete Juan Manzur para coordinar el control del congelamiento de precios que el Ejecutivo instrumentó la semana pasada. El Gobierno tiene problemas para efectivizar el control de precios, que en la Provincia sumó la participación de los intendentes y funcionarios municipales. El plan oficial acumula críticas entre empresarios, mientras el dólar y la inflación continúa.

Apenas comenzó el encuentro, el jefe de Estado Alberto Fernández pasó a saludar por el salón Eva Perón de la Casa de Gobierno. Se quedó apenas unos minutos, pero alcanzó a bajar la línea oficial. «Hay comportamientos especulativos que solo se van a poder controlar con un estado firme. Las políticas son efectivas cuando se articulan de manera inteligente y esta reunión tiene que ver con esto», expresó el Presidente.

El plan oficial chocó con las ausencias del jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, el gobernador de Jujuy Gerardo Morales y el de Misiones Gustavo Valdés, que al igual que el mendocino Rodolfo Suarez -quien había adelantado su faltazo- se bajaron de la reunión convocada por el ministro coordinador. Las excusas formales fueron las agendas «explotadas» o «cargadas» por la campaña o la gestión en sus distritos o incluso por cuestiones de salud, como Suarez (que debe operarse) en sus distritos y la campaña, pero los motivos son políticos.

Morales, el radical que mejor se entiende con el Presidente, delegó su presencia virtual en su ministro de Producción y no descartaba sumarse a su último momento. De todos modos, no acompaña la iniciativa oficial. «Ya anticipé que no comparto medidas unilaterales, deben mantenerse las mesas sectoriales de discusión de precios. Lo voy a plantear», dijo el gobernador a sus más estrechos colaboradores.

El cordobés Juan Schiaretti, cada vez más lejos del Presidente, también delegó su presencia en un funcionario de Finanzas provincial, igual que Alberto Rodríguez Saá, de San Luis, quien también busca diferenciarse del Ejecutivo.

En el Salón Eva Perón de la Rosada, además de Manzur serían de la partida el secretario de Comercio Interior Roberto Feletti, cerebro del congelamiento y control de precios, que el Gobierno busca transformar también en un pilar de su estrategia de campaña de cara al 14 de noviembre, más allá de los resultados efectivos. «No hay elementos que justifiquen el repunte», dijo el reemplazante de Paula Español, al frente de Comercio. También participaron el ministro del Interior Eduardo «Wado» de Pedro y finalmente confirmó su presencia Matías Kulfas, el jefe «en los papeles» de Feletti.

En representación del titular de Economía Martín Guzmán, que viajó al Roma para participar del G-20, se encontraba su jefa de gabinete Melina Mallamace y Guillermo Hang, en representación del Banco Central. «De ese modo queda todo el Estado en acción», explicaron en la Rosada.

Entre los gobernadores que asistieron a Balcarce 50 se contaban el bonaerense Axel Kicillof (que buscó involucrar a los intendentes de la Provincia para fiscalizar precios); Raúl Jalil (Catamarca), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Ricardo Quintela (La Rioja), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Osvaldo Jaldo (Tucumán). El resto se sumó de manera virtual, con algunas excepciones como el sanjuanino Sergio Uñac que delegó su participación en vicegobernador Guillermo Gattoni.

«El Presidente nos encomendó tanto a mí como al ministro coordinar las políticas de precios junto a las provincias para defender el bolsillo de las familias argentinas», señaló Manzur por la mañana sobre el objetivo del encuentro.

El Gobierno pretende que los gobernadores firmen con ese fin un documento para adherir a los controles a supermercados de los más de 1.400 productos de consumo masivo incluidos en el programa oficial, que es criticado por empresarios y dirigentes de la oposición.

«En el corto plazo, los gobernadores acompañaremos desde las provincias las tareas de fiscalización, control, juzgamiento y sanción de las disposiciones establecidas en la Resolución N° 1050 de la secretaría de Comercio», señala el documento que presentaron los funcionarios del Ejecutivo.

Para el mediano y largo plazo, los mandatarios provinciales se comprometen también a la creación de mercados descentralizados en todas las regiones del país.

DEJA TU COMENTARIO