«Faltan vacunas», dijo el Presidente. En San Luis, Rodríguez Saá las usó para familiares y amigos

En cadena nacional el primer mandatario comunicó que Argentina recibió apenas el 6% de las vacunas comprometidas. En ese grave contexto el Gobernador de San Luis usó las dosis para repartirlas entre familiares y amigos.

A un año del inicio de las medidas que marcaron la pandemia en el país el Presidente Fernández dio a conocer las nuevas medidas que incluyen cuarentenas a quienes salgan del país y las coincidencias con los «gobernadores y gobernadoras».

Gran parte del discurso fue dirigido a lo que llamó el «desierto global» de la falta o ausencia de vacunas, de los problemas de «producción y distribución». Contó que la capacidad mensual de vacunar en la Argentina es de 4.000.ooo pero volvió a reiterar la «falta de vacunas».

En ese grave escenario nacional y mundial, en San Luis, las dosis para los médicos, profesionales de la salud, pacientes de riesgo y docentes, entre otros, fueron usadas por el Gobernador, sus hermanos, familiares, amigos y funcionarios, lo que Rodríguez Saá llama «personal estratégico», lo que el común de los mortales define como «vacunados VIP».

Frente a esta situación que atropella los derechos individuales y colectivos el Gobernador mantiene bajo llave la lista de los «VIP», la oposición, en sus legisladores provinciales, ensayó una tibia reacción que no pasó de pedidos de informes cajoneados. Muchos opositores como Walter Ceballos y Claudia Rocha reconocieron ser parte activa de la inoculación VIP.

En este contexto hay profesionales de la sanidad sin vacunas, según denunció nuevamente en las últimas horas el gremio APTS. En el medio los que sufren y son los más vulnerables al virus que muta genéticamente día a día.

DEJA TU COMENTARIO