Vergüenza nacional: Rodríguez Saá se llevó en cinco años USD 14.987.129 de «Gastos Reservados»

Así lo cuenta el sitio Infobae sobre los «Gastos Reservados», el oscuro destino de los fondos públicos a merced de Rodríguez Saá. EN San Luis es Ley que el Gobernador no rinda explicaciones sobre el destino de ese dinero.

Pese a que la propia Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en la gestión de Alberto Fernández avanzó en transparentar y eliminar los gastos reservados del organismo, en San Luis, el gobernador Alberto Rodríguez Saá sigue disponiendo de gastos reservados previstos en el Presupuesto provincial, que puede usar a discreción sin tener que rendir cuentas de su uso.

Infobae reveló el domingo por primera vez en exclusiva cuánto gana el mandatario puntano: $359.216 mensuales. Es el mandatario que tiene el sueldo bruto más alto de los 24 gobernadores provinciales, incluso por encima del presidente de la Nación, Alberto Fernández, cuya remuneración bruta es de $354.694 por mes. Así surge del relevamiento realizado por la Unidad de Datos de Infobae para el informe especial sobre cuánto ganan los 24 gobernadores del país.

Este medio accedió a una copia de su recibo de sueldo por una fuente de la administración provincial, luego de infructuosos intentos por obtener esa información por canales oficiales. Infobae contactó reiteradas veces la semana pasada a quien concentra toda la comunicación oficial en San Luis, Miguel Fernández, titular de la Agencia de Noticias oficial de la provincia, sin obtener respuesta a los llamados y mensajes. También se comunicó con el celular de la jefa de Protocolo y Ceremonial del gobernador, Stella Gil, una de las personas de confianza del gobernador, sin éxito.

Todas las fuentes consultadas para saber cuánto ganaba Rodríguez Saá coincidieron en que el sueldo del mandatario puntano – más allá de que no sea público – es un monto menor en relación a los fondos reservados de libre disponibilidad con los que cuenta, amparado en una normativa vigente desde el retorno de la democracia en 1983.

“Si bien su sueldo no se conoce, los gastos reservados sí aparecen en el Presupuesto provincial como “Servicios no personales” de la Gobernación. Ha sido una larga batalla porque nunca quisieron rendirlos”, le dijo a Infobae el diputado nacional radical por San Luis Alejandro Cacace. “Servicios no personales” es el eufemismo con el que aparecen consignados los gastos reservados para el gobernador en el Presupuesto provincial, bajo la “Jurisdicción 11 de la Secretaría General de la Gobernación” en el apartado “Asistencia General de la Gobernación”.

En su último mandato, antes de ser reelecto en diciembre de 2019 por cuarta vez, Rodríguez Saá usó USD 13,8 millones de gastos reservados, sobre los que no tuvo que rendir cuentas. Este monto equivale a disponer de USD 9.450 por día. En pesos, fueron $229.905 diarios entre 2016 y 2019 que el gobernador peronista pudo usar a discreción.

A esta cifra millonaria llegó Infobae luego de sumar los montos de los gastos reservados ejecutados que figuran en la Cuenta de Inversión del gobierno puntano, actualizados al valor promedio del dólar de cada año.

Si se los compara con los fondos reservados presupuestados, el monto ejecutado en los cuatro años de su último mandato supera el total de los gastos reservados aprobados por la Legislatura puntana en el mismo período. Mientras que entre 2016 y 2019 los fondos presupuestados sumaban $145,4 millones, Rodríguez Saá terminó usando más del doble: $335,6 millones.

A valor dólar promedio de cada año, los gastos reservados ejecutados por el mandatario del Frente de Todos duplican a los presupuestados: tenía disponibles USD 6,8 millones y gastó USD 13,8 millones, que no tuvo que justificar.

Los gastos reservados en 2020

Este año, “el Alberto” tiene aprobados en el Presupuesto 2020 casi $80 millones de gastos reservados. Esta cifra implica que puede usar $218.688 diarios sin tener que explicar cómo los gasta.

Si se suman los gastos reservados ejecutados desde que asumió a fines del 2015 hasta diciembre de 2019, y los presupuestados este año, la suma de la que dispuso Rodríguez Saá para manejar en forma discrecional asciende a USD 14.987.129. Equivalen a USD 8.345 por día.

Según los datos de septiembre del INDEC, el 39,2% de los habitantes del Gran San Luis viven por debajo de la línea de pobreza, y hay un 6,3% de indigencia.

Rodríguez Saá fue uno de los gobernadores que no accedió a hacer pública su declaración jurada de bienes, cuando se la solicitó Infobae a principios de noviembre.

Cacace, autor del proyecto de la ley provincial de Acceso a la información Pública que fue votado durante el breve interregno de Claudio Poggi como gobernador, sostuvo que “la norma no dice que la DDJJ tiene que ser secreta, sino que debe presentarse en sobre cerrado. O sea que nada impide que pueda reglamentarse para que luego sea pública”.

La última declaración patrimonial del gobernador de San Luis disponible en la web de la Oficina Anticorrupción es la del 2016, cuando se presentó como senador nacional suplente por su provincia. En ese momento, había declarado un patrimonio de $25.238.818. Dijo tener 9 automóviles y 22 inmuebles, que incluían cuatro terrenos; dos casas en la ciudad de de San Luis y otras dos en Villa Mercedes; dos departamentos en la Ciudad de Buenos Aires; siete campos en su provincia, en las localidades de Estancia Grande, El Amparo y El Durazno; y “mejoras” en cinco propiedades. También declaró acciones en las empresas Calfulcurá SA, Catriel SA, Payne SA y Los Peñitos. Entre el dinero declarado en 2016, figuraban 213.791 euros y 35.132 dólares.

“Hay todo un armado jurídico en San Luis para no rendir cuentas. Ni que hablar de las licitaciones con empresas del Estado que subcontrata. Rodríguez Saá no hace pública su declaración jurada ni tampoco la declaración jurada de conflicto de interés. Realiza contrataciones con empresas propias, y se excusa en que el decreto lo firma el hijo, que es secretario general de la Gobernación”, señaló el diputado radical. Como ejemplo, señaló que “Rodríguez Saá contrata publicidad oficial con un medio propio – El Diario de la República – a través de San Luis SAPEM para que no parezca una contratación directa, y le paga una suma fija por mes en concepto de publicidad a cuenta de futura pauta”.

Para el 2021, la cifra de gastos reservados de la que dispondrá el gobernador alineado con el Frente de Todos asciende a casi $96 millones, según surge del Presupuesto aprobado por la Legislatura a fines de octubre, donde Rodríguez Saá tiene mayoría. En la Cámara de Diputados, de 43 integrantes, 28 son propios -del PJ, del Frente de Todos y aliados-, mientras que Juntos por el Cambio tiene 14. Una banca se mantiene vacía por decisión judicial. En el Senado, pertenecen al Partido Justicialista 8 de sus 9 integrantes.

Los fondos reservados de libre disponibilidad están contemplados en la Ley de Contabilidad, Administración y Control Público de la Provincia, de San Luis, vigente para todos los gobernadores desde el retorno de la democracia. El artículo 57 de esa norma establece: “Los agentes de la Administración Provincial a quienes se les haya confiado el cometido de recaudar, invertir, percibir, pagar y en general custodiar fondos o valores del Tesoro, están obligados a rendir cuenta documentada de su gestión y llevar el sistema contable estructurado en base a los lineamientos dados por la Contaduría General. Dicha obligación alcanza asimismo a las personas o entidades tanto públicas como privadas que reciban subsidios o aportes del Tesoro Provincial. Los gastos reservados previstos en la Ley de Presupuesto no están sujetos a rendición”.

Si bien la norma tuvo modificaciones en 2010 y 2013, nunca se eliminó esa línea que le permite al Ejecutivo provincial manejar recursos públicos a discreción, sin dar cuenta de ellos.

Origen y crecimiento de los fondos reservados

Entre 2016 y 2019, la partida anual de los fondos reservados aprobados en la Legislatura pasó de $21 millones a $65,6 millones. El aumento fue del 209% en pesos en cuatro años.

“Cuando los hermanos Rodríguez Saá pierden las PASO en 2017, los gastos reservados se multiplicaron y fueron usados en beneficio político propio. Así como luego de esas elecciones primarias, los beneficiarios de planes sociales en la provincia pasaron de 10.000 a 80.000 y los presionaron con la política del miedo en favor del voto, lo mismo hizo el gobernador con sus gastos reservados. Usa los dineros del estado para uso personal y para hacer política partidaria. Habla de los pobres mientras viaja en jets privados y gasta cuantiosos dineros públicos sin control”, advirtió Poggi, quien accedió a la gobernación en 2011 como aliado de Rodríguez Saá y luego devino en opositor. Actual senador nacional, Poggi ocupó la gobernación entre 2011 y 2015, pero luego de ver frustrado su intento de reelección, se postuló en 2015 a diputado nacional por Compromiso Federal hasta que en 2017 accedió a una banca en el Senado de la Nación por una alianza entre su partido, Avanzar San Luis, y Cambiemos.

El mayor crecimiento de los fondos reservados para uso del gobernador se dio en 2019, cuando registraron un 113% de aumento con relación al año anterior. En 2018 la partida presupuestada había sido de $30,8 millones y al año siguiente de $65,6 millones, más del doble.

Fondos gastados vs presupuestados

Flourish logoA Flourish chart
En 2016, el primer año tras haber sido electo el 10 de diciembre de 2015 por tercera vez, Rodríguez Saá contaba con $21 millones aprobados en el Presupuesto de ese año. Sin embargo, utilizó $36,1 millones, según las planillas oficiales a las que tuvo acceso Infobae. Ese monto equivale a un 72% de sobreejecución.

Al año siguiente, lo que gastó sin rendir cuentas el gobernador puntano casi triplicó al monto presupuestado. La Legislatura le aprobó a Rodríguez Saá $28 millones para 2017, y el mandatario usó $83,7 millones.

Pero la sobreejecución más marcada se dio en 2018. Ese año, el gobernador tenía aprobados por Presupuesto $30,8 millones, pero gastó el cuádruple: $125,9 millones.

En 2019, año electoral en el que Rodríguez Saá apostó a su reelección, tenía aprobados $65,6 millones y terminó usando casi $90 millones. Este monto equivale a una disponibilidad sin rendir cuentas de casi un cuarto de millón de pesos diarios

DEJA TU COMENTARIO