Cristina “La Jefa”: Los Rodríguez Saá y el pacto de poder con la Vicepresidenta

Los hilos del poder son el tejido de lo que la Vicepresidenta quiere, el manejo del presupuesto y los pactos de gobernabilidad pasan por la mujer de peso en la coalición de gobierno. En ese esquema los Rodríguez Saá pactaron con Cristina.

Como nunca antes los hermanos Adolfo y Alberto entienden que el poder central pasa por la Vicepresidencia del país, ocupado en la pandemia y con cada vez menos margen de acción el Presidente Alberto Fernández se va diluyendo en un contexto muy complejo donde el armado político tiene un juego preponderante en el que no está invitado a participar, al menos en la toma de decisiones de fondo.

El contexto provincial de pobreza, desocupación y caída de todos los indicadores ubican a San Luis como la provincia con los peores índices si se comparan los números que tenía hace apenas cinco años con los datos que hoy refleja. En el sinuoso camino económico y social los hermanos Rodríguez Saá encuentran cobijo en Cristina, la Vicepresidenta les asegura asistencia financiera, negociación de la deuda, impunidad y la tan ansiada, y casi lograda, perpetuidad del poder.

En los últimos días esto quedó expuesto a los ojos de todos, al menos de los que pueden 6 quieren leer las entrelineas de la pluma del poder. Adolfo salió con un vídeo desde su mansión en Potrero de los Funes a respaldar a su hermano, durante el descargo público el Senador culpó al Comité de Crisis y a los “jóvenes” del equipo de gobierno de las malas determinaciones, una suerte de salvavidas para su hermano con la clara intención de liberarlo de las responsabilidades que le caben. Mientras tanto, el mayor de la dinastía vota en consonancia todos los pedidos de la Presidenta del Senado.

Por su parte, Alberto consiguió la promesa de pago de más de $ 7.500 millones de deuda para el año entrante y una obra pública como la circunvalación  en la Ruta Nacional N° 147 por más de $ 4.000 millones. Nada de esto es gratis, el Gobernador debe someterse a Cristina, pivotear frente a las decisiones del Presidente en materia de pandemia y conseguir oxígeno que le permita llegar con esperanzas a la elecciones de 2023 sin la intromisión de la Nación en las decisiones del sucesor. Ir por re-reelección o dejar a su hijo “Albertito” al mando.

La jugada de Alberto es un poco más ambiciosa que la de su hermano que a esta altura aspira a una indulgencia de la familia y a renovar en el Senado. El Gobernador entiende que el tejido de poder de Cristina podría tener algunos sobresaltos y salió a marcar aspiraciones, quiere ser el Presidente del PJ, siempre con la venia de la Vicepresidenta que analiza cada jugada política dentro y fuera del partido.

El pacto funciona en los papeles, unos y otros tienen beneficios económicos y personales, afuera quedó el bien común y un plan que permita que el 40% de los sanluiseños salga de la pobreza. Eso no está contemplado por “La Jefa” ni por la dinastía de los Rodríguez Saá.

 

 

 

DEJA TU COMENTARIO