Tras iniciar la fabricación de lavarropas para LG, Newsan amplía su producción de línea blanca

La nueva línea con la marca coreana demandó u$s 10 millones y tiene capacidad para 100.000 unidades anuales. En su primer año, comenzará con un piso de 35.000 y la expectativa es alcanzar las 50.000. La ex SIAM de Avellaneda ya hacía heladeras. “Nos gustaría seguir creciendo con freezers o termotanques”, dijo el CEO del grupo local, Luis Galli.

Tras inaugurar una línea de lavarropas bajo licencia de la coreana LG, que demandó u$s 10 millones de inversión, el Grupo Newsan buscará más productos de línea blanca para incorporar a su planta de Avellaneda, donde, hasta la puesta en marcha del nuevo proyecto, sólo fabricaba heladeras.

“Nos gustaría seguir creciendo en nuestro negocio de línea blanca en la Argentina, haciendo freezers o termotanques”, expresó su CEO, Luis Galli , en diálogo con este diario tras el acto por la puesta en marcha del emprendimiento con LG, que contó con la participación virtual de Alberto Fernández y del propietario de Newsan, Rubén Cherñajovsky.

Newsan, que facturó u$s 1045 millones en 2019, reinauguró la ex fábrica de SIAM en 2014. Desde entonces, invirtió u$s 50 millones en esa instalación. El proyecto original era desembolsar u$s 100 millones, para una planta con un potencial de 100.000 unidades anuales.

“Llegó a haber 300 personas trabajando. Lamentablemente, con la apertura de importaciones que hubo en los últimos cuatro años, la fábrica cayó en esplendor. A pesar de bastantes sinsabores, seguimos adelante y, hoy, estamos produciendo entre 5000 y 6000 heladeras por mes”, explicó Galli.

Los lavarropas de LG sumarán 50 puestos de trabajo a los 200 que, actualmente, tiene la operación.

La relación de Newsan y LG data de 2008. El grupo argentino empezó produciéndole televisores de tubo. El vínculo continuó con monitores de PC, leds, celulares y, más recientemente, acondicionadores de aire. Desde 2009, LG fabricaba lavarropas localmente con la cordobesa Codini como partner, para ganar competitividad con productos nacionales, ya que, en ese momento, su gama –totalmente importada– tributaba un arancel del 35 por ciento.

“Cuando finalizó el acuerdo con Codini, tomamos la decisión estratégica de consolidar más negocios con Newsan”, explicó Enrique Laffue, CEO de LG Electronics Argentina, también en diálogo con este diario. En tal sentido, la producción de lavarropas con su actual e histórico partner ya estaba prevista desde diciembre de 2018, indicó.

“Los trabajos en la planta comenzaron en febrero de este año y los primeros patrones de producción salieron el 15 de marzo, antes de la cuarentena. En mayo, cuando tuvimos una pequeña ventanita, pudimos exportarlos a Corea y China. Y, una vez que se abrió la producción industrial en la provincia de Buenos Aires, pusimos a punto la planta”, reseñó los plazos del proyecto, ejecutado con ingenieros locales con soporte del exterior.

Newsan empezó a fabricar lavarropas para LG y ya piensa en sumar freezers y termotanques a su producción de línea blanca
Tras inaugurar una línea de lavarropas bajo licencia de la coreana LG, que demandó u$s 10 millones de inversión, el Grupo Newsan buscará más productos de línea blanca para incorporar a su planta de Avellaneda, donde, hasta la puesta en marcha del nuevo proyecto, sólo fabricaba heladeras.

“Nos gustaría seguir creciendo en nuestro negocio de línea blanca en la Argentina, haciendo freezers o termotanques”, expresó su CEO, Luis Galli , en diálogo con este diario tras el acto por la puesta en marcha del emprendimiento con LG, que contó con la participación virtual de Alberto Fernández y del propietario de Newsan, Rubén Cherñajovsky.

Newsan, que facturó u$s 1045 millones en 2019, reinauguró la ex fábrica de SIAM en 2014. Desde entonces, invirtió u$s 50 millones en esa instalación. El proyecto original era desembolsar u$s 100 millones, para una planta con un potencial de 100.000 unidades anuales.

“Llegó a haber 300 personas trabajando. Lamentablemente, con la apertura de importaciones que hubo en los últimos cuatro años, la fábrica cayó en esplendor. A pesar de bastantes sinsabores, seguimos adelante y, hoy, estamos produciendo entre 5000 y 6000 heladeras por mes”, explicó Galli.

La relación de Newsan y LG data de 2008. El grupo argentino empezó produciéndole televisores de tubo. El vínculo continuó con monitores de PC, leds, celulares y, más recientemente, acondicionadores de aire. Desde 2009, LG fabricaba lavarropas localmente con la cordobesa Codini como partner, para ganar competitividad con productos nacionales, ya que, en ese momento, su gama –totalmente importada– tributaba un arancel del 35 por ciento.

“Cuando finalizó el acuerdo con Codini, tomamos la decisión estratégica de consolidar más negocios con Newsan”, explicó Enrique Laffue, CEO de LG Electronics Argentina, también en diálogo con este diario. En tal sentido, la producción de lavarropas con su actual e histórico partner ya estaba prevista desde diciembre de 2018, indicó.

“Los trabajos en la planta comenzaron en febrero de este año y los primeros patrones de producción salieron el 15 de marzo, antes de la cuarentena. En mayo, cuando tuvimos una pequeña ventanita, pudimos exportarlos a Corea y China. Y, una vez que se abrió la producción industrial en la provincia de Buenos Aires, pusimos a punto la planta”, reseñó los plazos del proyecto, ejecutado con ingenieros locales con soporte del exterior.

“Con esto, cerramos el póker de todos los productos más importantes de LG en la Argentina. Tenemos también ítems como heladeras, que estudiamos localizarlos hace un par de años pero no pudimos. Pero, al momento, ya los que producimos localmente son los más importantes. Para adelante, con Newsan, tenemos proyectos comerciales, más de distribución que industriales”, refirió.

La línea de lavarropas tiene una capacidad de 100.000 unidades anuales. LG proyecta un volumen mínimo de 35.000 para su primer año, con la expectativa de saltar hacia las 50.000.

“Todo depende mucho de cómo evoluciona la demanda. Si bien la demanda de lavarropas en la Argentina es inelástica, cuando hay crisis, el consumidor tiende a buscar alternativas más económicas. Y el segmento de los lavarropas que empezamos a hacer con Newsan se achica un poco”, explicó Laffue.

“A pesar de la incertidumbre en la macro y la pandemia, la retracción del consumo no aplica a los bienes durables. Al menos, de acá a fin de año. O al primer trimestre del año próximo. Hacia adelante, habrá que esperar cuál es el nuevo plan del Gobierno”, agregó.

“Si va a incentivar el consumo, no deberíamos pensar en que vaya a caer. Puede seguir recuperándose”, siguió. Aclaró por qué, siempre, habla de “recuperación”: “En los últimos años, todos los mercados de las distintas categorías de electrodomésticos cayeron mucho en unidades”.

En tal sentido, la volatilidad general de la macro puso una cuota de incertidumbre al proyecto con LG. “El desorden de la economía afecta a nuestros mercados: el salario real cae, sube el dólar y eso genera una caída de confianza”, describió. Desde el punto de vista industrial, el impacto del dólar no fue tan determinante. “Hay una incidencia relativa pero no tan significativa como en los productos de electrónica de consumo. Los lavarropas tienen un 60% de componentes dolarizados y un 40% locales, con mucha incidencia de la mano de obra. Es más industria metalmecánica que electrónica”, apuntó.

Sin perspectiva de exportación, esta inversión de Newsan y LG apunta 100% al mercado local, aclararon los CEOs. En tal sentido, una mayor integración de componentes nacionales es, por ahora, una posibilidad. “Siempre se busca hacer un mix de costo-beneficio. Si tiene sentido, están las capacidades y se mejoran eficiencias y costos, seguramente integremos más componentes locales. Pero eso tiene un límite: el trade-off de precios. El límite está dado por la ineficiencia o el nivel de precios que termine sumándole al producto”, sentenció Galli.

DEJA TU COMENTARIO