La justicia cree que Carlos Ahumada, socio de Alberto, podría fugarse

Fue detenido en los últimos días y puesto en libertad, el fiscal cree que podría fugarse. El polémico empresario llegó a San Luis de la mano de Alberto Rodríguez Saá, fue implicado en los negociados del fútbol argentino y en causas como la efedrina que salpicó a altos políticos del país.

La suerte del empresario mexicano Carlos Ahumada Kurtz todavía no está definida. El fiscal Guillermo Marijuán apeló esta tarde la excarcelación dispuesta el sábado pasado por el juez Sebastian Ramos y ahora la definición quedó en manos de la Cámara Federal de Argentina. Para el fiscal, Ahumada Kurtz puede fugarse mientras dure el proceso de extradición, que sigue su trámite al margen de la discusión jurídica sobre su libertad.

Según pudo saber Infobae en fuentes judiciales, Marijuán insistió con los mismos argumentos que había expuesto el sábado, cuando dictaminó para que Ahumada Kurtz siga detenido. En ese momento, opinó que “el delito por el que se solicita la extradición (una evasión) tiene una pena prevista que lleva a evaluar que, eventualmente, no le corresponde una pena de cumplimiento en suspenso”.

Marijuán también tuvo en cuenta que al momento de ser detenido el mexicano tenía en su poder 100 mil dólares en efectivo. Por eso, concluyó que “dispone de los recursos para trasladarse a distintos lugares, incluso fuera de nuestro país”.

Ahumada Kurtz había sido detenido el viernes en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires, cuando descendió de un avión de Aerolíneas Argentinas que provenía de la provincia de Tucumán. El procedimiento estuvo a cargo de Interpol.

Un día después, el juez Ramos decidió liberarlo al entender que no había riesgo de fuga ni la posibilidad de que entorpezca la investigación. “La privación de libertad solo debe autorizarse en aquellos casos en que sea imprescindible y no sustituible por ninguna otra medida de similar eficacia pero menos gravosa”, dice la resolución a la que tuvo acceso este medio.

En ese mismo fallo, plagado de citas doctrinarias y jurisprudenciales, el juez declaró inconstitucional el artículo 26 de la Ley de Cooperación Internacional en Materia Penal, donde se establece que “en el trámite de extradición no son aplicables las normas referentes a la eximición de prisión o excarcelación”.

Ramos también tuvo en cuenta que Ahumada Kurtz tiene nacionalidad argentina (nació en Cordoba y se fue a vivir a México a los 9 años) y un “arraigo suficiente que impide presumir que de recuperar la libertad intentará eludir la acción de la Justicia”.

Con la apelación del fiscal, la excarcelación deberá ser resulta por la Cámara Federal. Eso no impide que se lleve a cabo el proceso de extradición, tal como lo solicitó la justicia mexicana.

El caso por el cual fue detenido comenzó en 2013 con una denuncia presentada por su ex pareja, Rosario Robles, quien era Secretaria de Desarrollo Social del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Robles asegura que Ahumada Kurtz falsificó su firma para inscribirla en un pagaré por 400 millones de pesos mexicanos. Con este documento, el empresario pretendía cobrar un préstamo que le hizo al Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuando Rosario Robles era su dirigente.

DEJA TU COMENTARIO