Fuera de juego: Adolfo cerró la sede y se dedicará a disfrutar de la jubilación de privilegio

El Senador Nacional, después de cosechar apenas 20 puntos en la última elección, mandó a cerrar todas las sedes partidarias. Aseguró que se dedicará a “disfrutar”. Tiene una jubilación de privilegio y el sueldo como legislador.

Adolfo jugó y perdió, quedó tercero y bien lejos de la pelea por la gobernación y le entregó a su hermano Alberto el control de la familia y la posibilidad de “bendecir” al sucesor. Bajo ese contexto y sin futuro político Adolfo ordenó cerrar todas las sedes partidarias, es así que el local de la calle Chacabuco, entre Pringles y Belgrano en pleno microcentro de San Luis, ya no exhibe las gigantografías del dirigente y nuevamente fue puesto en alquiler. Del mismo modo cada uno de los locales volvieron a las manos de sus dueños y el mayor de los Rodríguez Saá emprendió la retirada.

Claro que la decisión de Adolfo no responde a ningún problema económico ya que por mes goza de los $ 300 mil de la jubilación de privilegio a la que accedió por estar siete días en el sillón de Rivadavía en medio de la caótica Argentina de 2001, tabién cobra la dieta como Senador Nacional.

Local vacío, como el poder de Adolfo en la política de San Luis.

 

DEJA TU COMENTARIO