La inflación en junio bajó a 2,6% y se espera que en julio se acerque al 2%

Son mediciones de consultoras. El dólar bajó 5% en el mes y desaceleró los precios que en mayo habían subido 3,1%.

El dólar en junio terminó a $43,50, es decir 5% debajo de los $45,80 que cotizó el 31 de mayo pasado. Esta baja, explican los economistas, fue clave en la desaceleración de la inflación en el mes de junio. De acuerdo a mediciones privadas, los precios subieron 2,6% en el mes de junio, es decir medio punto porcentual menos que el 3,1% de mayo.

En junio del año pasado, producto de corrida cambiaria, la inflación había salto al 3,7% mensual. Por eso, este junio, la inflación interanual quebrará la tendencia creciente que acumula hace 22 meses y comenzará a bajar: del 57,3% en mayo, se estima que bajará al 55,6%.

Y para el mes que viene estiman que la inflación pueda reducirse al 2%, siempre y cuando el dólar siga estable. De esta forma la interanual también se reduciría al 54%.

Así lo aseguró este viernes a LPO, Gabiel Zelpo, economista en jefe de la consultora Elypsis: «En un principio, estimábamos 2,8% para el mes. Sin embargo, en función de los buenos resultados semanales lo bajamos a 2,6%. Para julio, de mantenerse la calma cambiaria, podría acercarse más al 2%».

Para julio ya están anunciados las subas del 7,5% en la medicina prepaga, del 5% en la garra de gas y del 10% en el servicio doméstico.

Las mediciones de Elypsis coinciden con las de EcoGo. Su director, el economista Federico Furiase explicó a LPO que: «Para junio, estamos en torno a 2,6%. La estabilidad cambiaria y el menor impacto de regulados, en un contexto recesivo y de apretón monetario, permitieron esta desaceleración de la inflación».

«Para ?Alimentos’ tenemos una proyección de 2,3%, de la cual 1,1 punto porcentual corresponde al arreste del mes pasado. En tarifas, hay un impacto exclusivamente del gas, que subió 7,5% -con una incidencia directa de 0,3 puntos porcentuales-. Así, los precios regulados presentan un aumento del 1,5% promedio explicado por las subas en las naftas. Después tuvimos aumentos puntuales: electrodomésticos, sueldo de encargados de edificios, medicamentos e indumentaria», agregó el economista.

Por su parte, la Fundación Mediterránea tuvo una proyección ligeramente menor, del 2,5%.

DEJA TU COMENTARIO