Paro: el Gobierno lo califica como “un fracaso total” y los gremios respondieron

A tono con el clima de campaña electoral, el paro nacional que se desarrolló hoy en la Argentina reflejó a un Gobierno con fuerte presencia policial en la calle que calificó como “un fracaso total” la huelga y, como contraposición a esto, los gremios opositores hablaron de una medida de fuerza “contundente” que se proyectará en lo inmediato con un plan de lucha en la calle que no cesará hasta las elecciones.

En este contexto, la huelga resultó ser la profundización de la grieta y la antesala de una campaña electoral que se prevé caldeada o que en gran medida se disputará en las calles.

Desde su despacho de Gelly Obes, la ministra Patricia Bullrich siguió por las cámaras de seguridad y en contacto permanente con los jefes de Gendarmería y la Policía Federal el operativo que demandó 7.000 efectivos en todos el país para evitar desmanes. Le informó al presidente Mauricio Macri de cada detalle de la jornada y sin vueltas dijo: “Dimos la batalla para evitar que se instale la violencia en la Argentina”. Se destacó que la falta de adhesión de los gremios del transporte licuó el poder del paro.

En el palco de espaldas a la Casa Rosada Pablo Moyano y el resto de los sindicalistas que adhirieron al paro elogiaron el “alto nivel de acatamiento” a la huelga y fustigaron contra un Gobierno que “no ve la realidad y cada vez se muestra más débil”. No sólo ello: leyeron un documento de cinco puntos que prevé un plan de acción a todo con el ritmo proselitista que se avecina. El plan seguirá con ollas populares y nuevas amenazas de más paros.

Estas fueron las postales más fieles de una Argentina que no logra salir de la grieta y que en lo inmediato profundizará el clima de crispación social.

Bullrich expresó a Infobae que los sindicatos organizadores de la huelga se deberán hacer cargo de los costos del operativo policial que se desplegó para resguardar la seguridad de las empresas de transporte ante los ataques perpetrados. El gasto que calcula el Estado fue de aproximadamente 23.100.000 de pesos por el despliegue de efectivos de seguridad y otros 18 millones de pesos por viáticos, adicionales y otros rubros cubiertos relacionados a los hechos de violencia generados.

DEJA TU COMENTARIO