Opositores marcharon en Venezuela en reclamo de “elecciones libres”

Sonando cacerolas y coreando consignas, miles de venezolanos se manifestaron este miércoles en apoyo al “gobierno de transición” que promueve el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó y a su propuesta de un canal humanitario para paliar la escasez de medicinas.

Decenas de médicos, enfermeros y pacientes se congregaron a las afueras del Hospital infantil J.M de los Ríos, en el centro de Caracas, para protestar por el desabastecimiento de insumos y medicamentos.

“Cada hora mueren venezolanos por una escasez de medicamentos del 86% en hospitales. Tenemos dos años intentando establecer una comunicación con el Ejecutivo para que permita un canal humanitario y evitar más muertes”, sostuvo Danny Golindano, de la ONG Médicos por la Salud.

Las protestas fueron convocadas por Guaidó como parte de la presión para que el mandatario Nicolás Maduro deje el poder y dé paso a un gobierno de transición que convoque a elecciones.

Maduro denuncia esa estrategia como un “golpe de Estado” orquestado por Estados Unidos, que apoya decididamente al líder opositor, de 35 años.

Protegiendo su rostro con un tapabocas Javier, de 22 años, colgó un cartel en su pecho con la frase “necesito mi tratamiento”, mientras sonaba una cacerola. “Me detectaron una bacteria en la sangre el año pasado, y no he podido encontrar los antibióticos, necesitamos ayuda humanitaria”, dijo.

Protestas similares se registraron en distintas ciudades de todo el país.

Entre los manifestantes fueron claras tres consignas: “elecciones libres”,”cese de la usurpación” y “gobierno de transición”.

Maduro, durante cuyo gobierno Venezuela cayó en la peor crisis de su historia reciente, niega que en el país haya una crisis humanitaria y sostiene que el canal es un engaño para generar una intervención extranjera. “No somos mendigos”, dice.

Las concentraciones se extendieron desde zonas populares en el oeste de Caracas hasta sectores acomodados del este. Trabajadores salieron de sus oficinas con hojas blancas donde mostraban mensajes contra Maduro.

“La gente ha perdido el miedo y ha salido para exigir elecciones limpias. Lo que ha hecho el gobierno ha sido confiscar los poderes y las elecciones, no tienen pueblo”, dijo a AFP Fernando Villegas mientras agitaba lloroso una bandera nacional.

En algunas pancartas se leyeron mensajes como: ¡Canal humanitario ya!; “Nos morimos”; “Fuerza Armada, recupera tu dignidad”, o “Maduro, vete ya”. En tanto, manifestante coreaban “¿Quién es el presidente? Guaidó, Guaidó, Guiadó”.

En una esquina del municipio Libertador, bastión tradicional del chavismo, Mauricio Marcano, de 30 años, considera que ha habido un “despertar” de las protestas.

“Los militares también tienen que despertar y dejar de resguardar los intereses políticos e ideológicos y ponerse del lado del pueblo”, reclamó Mauricio, en respaldo a los llamados hechos por Guaidó a la Fuerza Armada para que rompa con Maduro.

Durante la protesta, convocada para dos horas, decenas de chavistas permanecieron en “vigilia” a las afueras del palacio presidencial de Miraflores. “No vamos a aceptar que ningún gobierno injerencista nos imponga la muerte”, exclamó Mery Reyes, de 51 años.

Los partidarios del oficialismo también han estado en mítines liderados por aliados de Maduro, quien en los últimos días ha visitado bases militares y supervisado ejercicios de defensa.

Maduro ordenó la creación de 50.000 “unidades populares de defensa” que, según él, se encargarían de la “defensa integral de la patria”. Si bien no estaba claro si estarían armados, la estrategia reflejaría la preocupación del gobierno de que Estados Unidos pueda intentar derrotar militarmente a Maduro.

La lucha por el control de Venezuela subió de temperatura, con una investigación de las autoridades que podría llevar a la detención de Guaidó.

El Tribunal Supremo de Justicia, la máxima corte venezolana, impuso el martes por la noche una prohibición de viaje a Guaidó y congeló sus cuentas bancarias, en una aparente represalia por las sanciones petroleras establecidas por Estados Unidos, que se espera dañen más la ya tambaleante economía de la nación OPEP.

Guaidó, un ingeniero de 35 años, es reconocido como el líder legítimo de Venezuela por Estados Unidos y la mayoría de los países del hemisferio occidental, en el mayor desafío para el mandatario Nicolás Maduro desde que asumió hace nueve años.

El legislador opositor, que preside la Asamblea Nacional controlada por la oposición, busca nuevas elecciones argumentando que Maduro ganó un segundo mandato de manera fraudulenta el año pasado.

Guaidó además ofrece una amnistía para tentar a los militares a abandonar al jefe de Estado.

Hasta el momento, Maduro cuenta con apoyo de los militares, y es poco probable que retroceda. Rusia y China también son apoyos estratégicos, lo que le brinda respaldo diplomático frente a Washington en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

DEJA TU COMENTARIO