Mensaje mafioso. Intentaron ingresar por la fuerza al domicilio del periodista Nino Romero

Desconocidos rompieron la puerta de ingreso de la casa y una ventana. “No sé si tomarlo como un intento de asalto o como una amenaza”, escribió el periodista en redes sociales. El hecho se da en medio de denuncias que vinculan al gobierno con una red de escuchas telefónicas ilegales, con un altísimo nivel de inseguridad y a días del robo que sufrió Ricardo Endeiza, abogado de Claudio Poggi y apoderado del Partido Avanzar.

Parecen los manotazos de un poder añejo que se niega a ser vencido en democracia, recurre a las peores artimañas a fin de someter al que piensa distinto y amedrentar a los que pueden serles indiferentes. Desde hace meses el gobierno de Alberto Rodríguez Saá viene dando muestras clara de que está dispuesto a pagar cualquier precio a fin mantenerse en el poder. Prueba de ello son los más recientes sucesos.

“Hoy fui una nueva víctima de la creciente inseguridad cuando destrozaron la puerta de entrada a mi domicilio y otros daños menores en una ventana”, contó el periodista Nino Romero que cada mañana saluda a sus oyentes en el inicio de la programación de Radio Dimensión, la postura profesional independiente y crítica incomodan de manera insoslayable a los hermanos Rodríguez Saá. “No pudieron ingresar a la vivienda. No sé si tomarlo como un intento de asalto o amenaza o advertencia o amedrentamiento teniendo en cuenta algunos acontecimientos contra el periodismo. En nuestra sociedad seguimos entre la vida y la muerte con el incremento de los delitos y la carencia de un plan maestro de seguridad”, agregó, abonando la idea de un plan sistemático del Gobierno para acallar voces díscolas.

Roturas en el ingreso al domicilio de Nino Romero

El Puntano denunció semanas atrás una red de escuchas ilegales instalada en una oficina del microcentro de San Luis, comandada desde las sombras por el propio Gobernador y su hijo, el Secretario General de la Gobernación. De manera presencial está el ex ministro de Seguridad Ernesto Alí. Desde allí escuchan y monitorean a jueces, políticos y periodistas.

En la sucesión de pruebas que vinculan al poder reinante con estos hechos  se ejecutó días pasados un extraño robo, también en pleno centro, en el estudio profesional del abogado Ricardo Endeiza, apoderado de Avanzar y representante legal de Claudio Poggi. Las coincidencias se cruzan nuevamente cuando Nino Romero denuncia este terrible intento de amedrentamiento.

Sin dudas, los hermanos Rodríguez Saá y su entorno más estrecho está decidido a mostrar los dientes, con amenazas y prácticas que pertenecen al pasado más oscuro de la historia del país, con personajes siniestros a los que Alberto Rodríguez Saá les escribía cartas a fin de solicitar “castigo ejemplar” a los que definía como “subversivos”. El pasado y la esencia perversa están de vuelta.

Hoy fui una nueva víctima de la creciente inseguridad cuando destrozaron la puerta de entrada a mi domicilio y otros…

Publicado por Nino Romero en Domingo, 9 de diciembre de 2018

DEJA TU COMENTARIO