¿Adolfo se baja de la candidatura?, sin la “bendición” de Alberto el Senador no quiere dar batalla

Adolfo estudia bajar la candidatura si Alberto no lo apoya, “sin los 80 mil planes y sin guita no se puede”, le dejo el veterano dirigente a su círculo más íntimo.

El mayor de los hermanos analiza a contrarreloj la próxima jugada, como si fuera un tablero de ajedrez en el que su hermano ya movió las fichas y cada segundo cuenta para decidir.

Sucede que a esta altura de la partida, Adolfo pensaba tener un panorama claro, es decir, el apoyo del gobierno provincial para su candidatura a Gobernador, nada más lejos de la realidad. En Terrazas ya trabajan para la reelección de Alberto y para enfrentar a Poggi en una superfinal, “a lo Copa Libertadores”, se entusiasmó un funcionario de alto rango del Gobernador.

Casi relegado a un tercer puesto en las encuestas de cara a las elecciones Adolfo ordenó suspender la agenda para el mes de diciembre y decidir. Quienes secundan a quien fuera cinco veces gobernador dicen que el Senador esperará hasta el 10 ó 15 de diciembre para dar a conocer si se baja  sigue a pesar de la indiferencia de su hermano.

“Sin los 80 mil planes y sin guita no se puede” fue lo que disparó Adolfo a su círculo más íntimo, la necesidad de la “bendición” de Alberto es otro tema de peso “mi hermano es un tipo muy jodido, si no suelta la billetera y no me da la bendición no podemos aguantar una campaña con tres en la cancha”, agregó el legislador nacional. Lo único que lo condiciona a seguir es su esposa, “Si no soy candidato Gisela no me deja entrar a la casa”, confió.

La observación de Adolfo es acertada sobre el panorama provincial, mientras Alberto logró posicionarse a base de la “interna”, el Senador perdió terreno y ve como sus posibilidades comienzan a esfumarse. Esta vez no estará la maniobra que le permitió a Gisela Vartalitis quedarse con $ 80 millones de un plumazo para la fundación. El dinero que proveía Terrazas quedará para la campaña del actual Gobernador y Adolfo no está dispuesto a poner plata de su fortuna personal en una empresa que tiene pocas posibilidades de éxito.

Mientras el reloj corre y el tiempo se agota, Adolfo entró en etapa de definiciones y bajar la candidatura es una seria jugada a fin de evitar perder otra vez.

DEJA TU COMENTARIO