Roban el perro que le ayudó a vencer el cáncer: ofrece auto como recompensa

En enero, a Rocío la operaron de un tumor en una mama. Y Daryl estuvo con ella durante los duros meses de quimioterapia. Pero a fin de agosto, le robaron al salchicha de su casa en Cañuelas.

Con solo 30 años, a Rocío Ferrari le detectaron cáncer de mama. En los momentos más duros, en pleno tratamiento de quimioterapia, su perro fue una gran compañía.

“En enero tuve una operación y siguió con cinco meses de quimio. Sin duda, Daryl me ayudó a recuperarme. La quimio tiene muchos efectos colaterales, como cansancio y dolor. Los días que no me podía levantar, él siempre estaba conmigo. Donde yo me sentaba, él se ponía a mi lado. Y siempre se subía arriba mío, sobre mi pecho”, cuenta Rocío.

“El tratamiento con quimio lo terminé hace dos meses, así que estoy volviendo a la normalidad”, continúa la chica. En diálogo telefónico con Clarín, se la escucha entusiasmada al hablar de su recuperación. Pero se entristece porque Daryl, ese amigo que tanto la ayudó en el proceso, ya no está con ella.

Se lo robaron el 27 de agosto. Abrieron el portón de su casa ubicada en el barrio 12 de octubre, en Cañuelas. Y se lo llevaron junto a la bicicleta de su hijo. Cuando fue a la comisaría más cercana, a Rocío le tomaron la denuncia por el vehículo del nene, pero no por su mascota.

Ya pasó más de un mes de búsqueda desesperada. Rocío pegó carteles por todo el barrio y en un principio puso una recompensa de 10.000 pesos. Pero no pasó nada. Creó la cuenta de Facebook “Encontremos a Daryl”, donde publica sus datos y teléfonos de contacto. Pero tampoco tuvo noticias.

Lo extraña tanto, que decidió ofrecer su auto como recompensa para quien se lo devuelva. Es un Renault Clio rojo, el único vehículo que tiene, por lo que se quedaría “a pata” a cambio de recuperar a su mascota.

“La verdad que si me piden el auto no dudo un segundo en entregarlo por mi perro. Lo extraño muchísimo. Con lo que me pasó, realmente entendí que lo material es lo menos importante. No me interesa el auto. Si se trata de recuperar al perro, no me interesa para nada”, asegura.

El caso salió a luz por un mensaje que Rocío envió a TN y la gente. Luego se viralizó en redes sociales, y hasta Eugenia “La China” Suárez lo compartió en su cuenta de Instagram. “Por favor, si lo compraste sin saber si era robado, si lo tenés, él necesita volver con su familia. Tengo fe”, escribió la actriz.

Daryl tiene dos años, es chiquito, pesa 4 kilos, y está castrado. “Es súper agradable, sociable, y también hiperactivo. Es terrible, no para un segundo. Pero es un perro muy amistoso y sobre todo cariñoso”, lo describe Rocío.

Es un salchicha arlequín, una especie que se caracteriza por tener dos colores. Por eso, es negro y gris. Además, por lo general, estos perros tienen los ojos en diferentes tonos. En el caso de Daryl, el derecho es celeste y el izquierdo es negro.

Llegó a la casa de Rocío hace dos años, cuando “era bebé”, con apenas 40 días. Ella es estudiante de veterinaria y proteccionista de animales, así que además tiene dos perritas rescatadas. Pero su marido es “fanático de los perros salchichas” y fue él quien lo integró a la familia.

“Uno se encariña, sea de raza o no sea de raza”, evalúa Rocío, mientras espera que alguien le devuelva a Daryl a sus brazos. Y a su pecho.

DEJA TU COMENTARIO