Aldo Roggio: un “peso pesado” arrepentido que confesó pagarle coimas a Jaime

El empresario declaró como imputado arrepentido en la causa de los cuadernos de la corrupción K. Aseguró que le pagó al ex funcionario el 5% de los subsidios del Ferrocarril Urquiza y por la explotación del subte como sobornos.

El empresario Aldo Roggio, titular de una de las constructoras más grandes del país, admitió haberle pagado coimas extendidas en el tiempo al secretario de Transporte de los Kirchner, Ricardo Jaime al declarar como imputado arrepentido en la causa de los cuadernos de la corrupción K.

Según pudo confirmar Infobae con fuentes vinculadas a la investigación, el poderoso hombre de negocios, que tiene un conglomerado de empresas, entre las que se encuentra Metrovías, que durante el kirchnerismo explotaba el subte de Buenos Aires y la línea del ferrocarril Urquiza, le pagó coimas a Jaime.

El empresario admitió haberle pagado cinco por ciento de los subsidios correspondientes al Ferrocarril Urquiza al ex secretario de Transporte y también por la explotación del subte. A partir de la información brindada por Roggio queda al descubierto otro de los esquemas de recaudación que había en el Ministerio de Planificación, es decir del área de Transporte.

Roggio, había declarado como arrepentido ayer ante el fiscal Carlos Stornelli, cuando reveló haber hecho aportes de campaña de forma ilegal para el kirchnerismo de manera personal. Sin embargo, esas declaraciones en calidad de arrepentido no convencieron a los investigadores del caso y se dispuso un cuarto intermedio de su indagatoria hasta esta tarde. En su nueva exposición, el juez Claudio Bonadio aceptó homologar el acuerdo para sumar a Roggio al expediente como imputado arrepentido. Tras confirmar esto, el empresario se retiró esta noche de Comodoro Py.

Roggio, que confesó haber cometido delito, reafirmó que también se pagaban coimas por la obra pública, aunque se diferenció respecto del sistema descripto por Carlos Wagner y Juan Chediack sobre el funcionamiento del “club de la obra pública”.

Señaló que desde el Ministerio de Planificación le retrasaban los pagos por obra pública y le pedían dinero para agilizarlos. Entre los ex funcionarios que nombró como los autores de los pedidos y receptores de las coimas están el ex ministro Julio De Vido, el ex secretario de Obras Públicas, José López, el ex segundo de Planificación, Roberto Baratta, y el encargado de los corredores viales, Claudio Uberti.

Desde la empresa aclararon que “la exigencia se afrontó siempre con el margen de rentabilidad, luego de pagar todos los gastos relacionados con la operación segura de los servicios”.

Jaime está detenido desde abril de 2016 por otros casos de corrupción. Fue condenado como responsable por la tragedia de Once y en 2015 fue el primer ex funcionario kircherista que admitió ser un coimero.

En un juicio abreviado aceptó haber recibido coimas de dos empresas a las que debió controlar cuando era funcionario público: Trenes de Buenos Aires y la Terminal de Ómnibus de Retiro.

DEJA TU COMENTARIO