Alberto y Adolfo generaron la pobreza y pretenden que los sanluiseños paguen la fiesta política con un impuestazo

Una convocatoria de WhatsApp llama a no pagar impuestos provinciales hasta que se derogue el impuestazo que pretende solventar la fiesta de planes que lanzaron los hermanos Rodríguez Saá para ganar las elecciones.

La provincia está pasando por una crisis financiera sin precedentes desde la implementación indiscriminada de un plan para obtener un resultado eleccionario. La debacle comenzó con la gobernación de Alberto, las arcas provinciales entraron en una curva descendente que se pronunció desde agosto de 2017, después de las PASO.

La pobreza, del 30% a raíz de las políticas de Rodríguez Saá, fue utilizada por el Gobierno como excusa para presionar a los votantes a los que les prometieron trabajo y lo único que pudieron darles es un plan que resultó ser una reedición del Plan de Inclusión Social, nuevamente todos a limpiar espacios verdes.

La posibilidad de generar de un plumazo más de 70 mil beneficiarios de planes sociales produjo un grave inconveniente económico que Alberto y Adolfo pretenden salvar con un impuesto denominado «Plan de lucha contra la pobreza». Las primeras facturas de Rentas llegaron con el gravamen y generaron el rechazo de los contribuyentes que por estas horas llaman a una desobediencia social al impuesto que  tiene como la finalidad de pagar la fiesta política de los hermanos Rodríguez Saá.

Impuesto Ley de lucha contra la pobreza

 

DEJA TU COMENTARIO