«Flores robadas en el último feudo», la imperdible columna de opinión de Miguel Wiñazki

El periodista, que conoce como pocos la interna del poder en San Luis, analiza el subsidio de  $80 millones que recibió la esposa de Adolfo de parte del Gobierno de Alberto.

Flores Robadas en el último feudo

No solo le regala rosas amarillas Adolfo Rodríguez Saá a su mujer Gisela Betiana Vartalitis. También le garantiza inmensos flujos de dinero público. El gobierno de San Luis que acaudilla desde la gobernación Alberto Rodríguez Saá libró en el tiempo inverosímil de 5 días, $ 80 millones para la fundación “Mujeres Puntanas” que dirige el matrimonio enflorecido de El Adolfo y “La” Gisela. La rapidez del giro fue un detalle de amabilidad de El Alberto para que no pierdan tiempo burocrático sus afanosos parientes. El matrimonio beneficiado celebró como vio el país ante cámaras en ese desayuno de primavera sonrientes, románticos, con música de fondo, y tanta espontaneidad.

Afrontando ahora las elecciones El Adolfo ahonda su añejo modelo de propaganda personalista. Este fin de semana se corrió en las aguas arduas de La Florida la Regata de Windsurf “Adolfo Rodríguez Saá”, auspiciada claro por el gobierno de San Luis. El Feudo exalta como siempre al apellido tutelar. El nombre de los Rodríguez Saá ostenta poder político en San Luis desde 1860 y desde 1983 maneja la provincia esa fraternidad imperativa de El Adolfo y de El Alberto. Pero ni siquiera ellos son eternos.

https://www.clarin.com/opinion/flores-robadas-ultimo-feudo_0_HJscUgvob.html

DEJA TU COMENTARIO