Venezuela: El Papa pide frenar la Constituyente, Maduro se niega y los Rodríguez Saá lo apoyan

El mundo mira el régimen de Maduro que ya dejó 153 muertos, en Argentina los hermanos Rodríguez Saá lo defienden e imitan las mismas estrategias para preservar el poder.

«Los problemas de Venezuela, los deben resolver los venezolanos», fue el pedido de Adolfo días atrás ante la solicitud periodística de reflexión sobre la gravísima crisis política, económica y social. Mientras el mundo reprueba y hasta desconoce las acciones antidemocráticas de Maduro en el poder, los hermanos Rodríguez Saá lo respaldaron en una Contracumbre del MERCOSUR realizada días atrás en Mendoza.

Este viernes se conoció un comunicado de la Secretaría de Estado vaticano lamentó la «radicalización y el agravamiento de la crisis» y señaló que el papa «sigue de cerca» esta situación y «sus implicaciones humanitarias, sociales, políticas, económicas e incluso espirituales».

De ese modo, la Santa Sede se sumó a la presión internacional que busca una salida institucional para Venezuela y rompió el silencio que había mantenido en las últimas semanas desde el agravamiento de la crisis en el país caribeño, lo cual había despertado críticas incluso desde algunos sectores de la política internacional.

La Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución», se lee en la nota.

La Secretaría de Estado, dirigida por el cardenal Pietro Parolin, antiguo nuncio en Caracas, pidió que «se evite o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente» pues, subrayó, «más que favorecer a la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro».

Frente a este pronunciamiento del Vaticano. la determinación de Maduro fue la desconocer el pedido y continuar con su estrategia. Del mismo modo y frente al temor de perder el poder los hermanos Rodríguez Saá profundizan el manejo de la justicia para obstaculizar a la oposición y dilatar una caída cada vez más inevitable.

DEJA TU COMENTARIO