Lumma, la empresa mimada de Alberto es investigada por la Justicia

Pertenece al empresario Raúl Moreno, creció de la mano de Luis Lusquiños y fue uno de los grandes aportantes de la campaña de Adolfo en 2015. Los vínculos con el Kirchnerismo y la investigación en la justicia.

Sin dudas el Gobernador eligió a un nuevo aliado para destinar las obras más suculentas de la administración provincial, se trata de Raúl Moreno quien creció a pasos agigantados en la estructura de empresas que compiten para quedarse con la concreción de la obra pública.

El hábil empresario encontró en el actual diputado Nacional Luis Lusquiños a un personaje «permeable» para escalar los peldaños que lo depositaron el cima de la escalera del poder. Resulta que Lusquiños le abrió las puerta de San Luis Energía, la contratación directa por varios millones durante un tiempo prudencial marcaron el crecimiento patrimonial de la empresa y del  allegado a Rodríguez Saá. El legislador fue el mentor del acercamiento con el Kirchnerismo, de hecho movió los hilos para que Alberto visitara a Milagros Sala el pasado 24 de Diciembre en la víspera de Navidad. No sólo eso, el posicionamiento de Lusquiños dentro dela estructura de poder de la familia Rodríguez Saá lo llevó hasta Roma en las disertaciones que el mandatario sanluiseño dio en la Santa Sede, pero sin conseguir la tan ansiada foto con Francisco.

Alberto y Lusquiños en la puerta de cárcel en la que permanece detenida Milagros Sala.

 

Alberto Rodríguez Saá flanqueado por el Kirchnerista Guillermo Moreno y Luis Lusquiños.

Conociendo los movimientos del mentor de Moreno volvemos al polémico empresario, cultiva el perfil bajo pero quedó envuelto en una causa judicial cuando el fiscal federal electoral, Jorge Di Lello, pidió  los balances con los gastos oficiales de las campañas. Allí la empresa Lumma SA aparece como una de las aportantes a la campaña presidencial de Adolfo Rodríguez Saá en 2015, la firma desembolsó la módica suma de $ 700 mil. A los pocos meses, Alberto le adjudicaba a al empresa en cuestión $ 300 millones de la obra La Pedrera. Para Di Lello hay «desajustes financieros» en la rendición del dinero por parte de Compromiso Federal.

Precisamente Lumma fue la culpable de la inundación en  La Ribera por la construcción de un terraplén que obstruyó el desagüe natural del barrio, el resultado fue la perdida material en un centenar de viviendas. Para «salvar» al empresario amigo, Alberto decidió que los costos de la inundación se compartieran en partes iguales entre todas las constructoras que forman parte de la Unión Transitorias de Empresas (UTE).

Los que conocen de cerca los movimientos dentro de Terrazas o dudan en aseverar que el poder de Moreno es tangible y que captó a un nuevo aliado dentro de las filas oficialistas, se trata de Felipe Tomasevich el titular de la cartera de Obras Públicas a quien el empresario le habría realizado ciertos  «favores» con su empresa.

El nuevo mimado de Alberto goza de las bondades del dinero fácil conseguido luego de su acercamiento al mandatario tras el aporte de campaña. Una relación que sólo el tiempo y el dinero saben cuanto durará.

 

 

m

DEJA TU COMENTARIO