Vallone persigue y hostiga a un emprendimiento comercial

Vive en San Luis pero gobierna Juana Koslay, el insólito Andrés Vallone es denunciado por perseguir a un emprendimiento comercial. Les niega la habilitación comercial con los más increíbles argumentos.

Fue través de Facebook que las propietarias de “Al Picoteo Club Social” contaron las innumerables trabas que recibieron de la gestión de Andrés Vallone. Es el jefe comunal que les niega una audiencia después de que sus funcionarios no pudieran explicar los motivos de la negativa a que funcione el local, “es un capricho del Intendente” fue una de las respuestas que recibieron las propietarias.

El Club al que Vallone le niega el trabajo.

El descargo en la red social

En Octubre del año pasado, antes de abrir, realizamos los trámites que la Municipalidad nos pidió para poder abrir. Nos dieron la factibilidad comercial de “Resto Bar” y una habilitación provisoria mientras terminábamos algunos trámites más. Inspección de acá, inspección de allá, nos pidieron ciertas modificaciones para habilitarnos que suman un graaaaaaannn numeraso de plata.

Concluída toda esta burocracia nos encontramos con algo nuevo: dentro de la inexperiencia de nuestros inicios cometimos un error, el de no cuidar algunos detalles externos que podían afectar la tranquilidad de algunos vecinos. Así fue que la Municipalidad nos reunió en Enero con los vecinos para escuchar cuáles eran las cosas que estaban afectando su paz: la cantidad de autos y los ruidos. Llegamos a un “acuerdo” que debíamos cumplir para que el 31 de marzo nos entreguen la Habilitación Definitiva (al margen de querer estar en armonía con los vecinos, hoy sabemos que desde el vamos la Muni lo encaró mal, porque en ningúna ordenanza dice que la habilitación depende de un acuerdo con vecinos, en fin.., lo hicimos).

Ok, manos a la obra, este espacio no sólo representa nuestro negocio, sino que además representa todo lo que nosotras como vecinas de la zona queríamos que exista en Juana Koslay, un espacio familiar, tranquilo y sobre todo amigable con el barrio, el Club Social. Haciendo un mea culpa ordenamos todo lo que estuvo a nuestro alcance: contratamos un inspector municipal para que ordene los autos estacionados, cambiamos el horario de los show, el horario de cierre del patio (a las 2am el patio cerraba), y nos tomamos la molestia de pedirles a nuestros clientes que cuando salgan no hagan ruido. Bueno todo esto ustedes lo saben, fueron quienes lo vivieron….

El tema de los decibeles de sonido era importantísimo tenerlo controlado. Lo máximo permitido por Ordenanza son 60 decibeles. Así que desde ese “acuerdo” y durante los 2 meses que le siguieron nos hicieron 18 inspecciones municipales para medir los decibles. 18 actas que tenemos en nuestro poder y que indican que estamos dentro de lo permitido. Bueno también han sido testigos muchos de ustedes de la presencia de inspectores todas las noches.

Faltando una semana para el 31 de marzo y habiendo cumplido todas las “pruebas”, nos caen un día con un Acta de Clausura. Que pasó??? Pasó esto: la Municipalidad decidió contratar una empresa externa para medir el sonido, suena loco, pero algo así como si no confiaran en el trabajo de sus inspectores. En fin, esta empresa externa realiza una medición los días 3,4 y 5 de marzo, sin testigos ni fiscal alguno y arroja un gráfico “x”. El gráfico indica que esa noche que se midió (repito, sin testigos) el sonido había tenido un pico de 62 decibeles. Motivo por el cual “nos clausuran”, presentando como prueba un gráfico que habían sacado fotocopia y había quedado ilegible (posta posta ilegible) y con una faja de clausura del Área de Bromatología (whatsss? Que tendrá que ver Bromatología con el sonido no?). Bueno, por suerte para nosotras, esas mismas noches que supuestamente habíamos excedido el volumen permitido, también habían ido los Inspectores Municipales a realizar la medición y nos habían dejado las actas que indicaban que estaba bien.

En conclusión lo que pasa es que luego de algunas horas la clausura quedó sin efecto por no contar con una prueba válida y principalmente por no habernos notificado sobre el supuesto incumplimiento en ese momento y no 20 días después. (Paralelo es preguntarnos, dónde está escrito que un municipio puede contratar a una empresa externa con una contratación directa para que haga el trabajo de los Inspectores Municipales??).

Al margen, no nos quedamos con la duda y nos comunicamos con esta empresa externa para ver de qué se trataba el gráfico ilegible, y nos dice lo que ya suponíamos, que nuestro sonido estaba bien!! Que lo que indicaba como máximas era un pico durante toda una medición que se puede deber a un ladrido, a una moto que pasaba, etc. Palabras más, palabras menos, de acuerdo todos con que no se realizó de la forma que correspondía (minimamente con un testigo para evitar todo este problema).

Haciendo suposiciones, a esta altura y faltando tan poco para que se cumpla el plazo para que nos den la definitiva nos surge una inquietud. Acá hay gato escondido? Que raro que justo ahora nos hacen esto, no será que no quieren darnos la habilitación y tienen que buscar algún motivo?

Dicho y hecho, el 31 de marzo nos entregan en la Municipalidad una Resolución que decía que NO nos habilitaban. Estos son los motivos:
1. El informe de medición de esta empresa externa. Pero quedó claro que ese informe carece de validez? Y que más válido en tal caso son las actas positivas que tenemos de los inspectores?
2. Que en la zona donde estamos ubicadas no está permitido este tipo de comercio. Y la factibilidad comercial que nos entregaron que significa entonces? Y las reformas que nos hicieron hacer para que fueron? Yendo directamente a lo que el Código Urbanístico de Juana Koslay dice (si alguien la tiene por favor que se fije), se indica que en la Zona R3 que es donde estamos nosotras, que es una zona mayormente residencial, está permitido como uso complementario los Bares, Restaurantes, Club Social y Café Concert (no así los boliches y salones de eventos, cri cri cri).
3. Por último y principal, que todo lo que dicen lo ENCUADRAN en la Ordenanza 091-2017 y la 659-2015. Movilizadas e intentando entender todo, nos fuimos al Concejo Deliberante para saber de qué se tratan esas ordenanzas, y no van a creer lo que pasó: la 659 habla de publicidad (¿??) y la 091 no existe (doble ¿¿???????)
Off de record, la encargada de comercio nos dice que en realidad el problema es que nosotras no tenemos un restaurante, porque pudieron ver en las redes sociales que teníamos juegos de mesa, habían clases de acrobacia en telas y un día hasta hubo un inflable para niños.

Off de record también, el Secretario de Gobierno nos dice que en realidad el problema es que teníamos músicos en vivo. Primero, está prohibido en algún lado eso? NO!. Segundo, si ese fuese el motivo por qué no nos notificaron y/o multaron en su momento? Tercero, en enero hicimos un convenio con la muni para que hagan Notas de Sabor (un programa que organizaba la muni en el que llevaron bandas a nuestro Club). Alguien entiende algo? Yo tampoco….
Bueno a esta altura tuvimos que cerrar porque no estábamos habilitadas, aunque sin entender por qué. La historia es larga, pasaron muuuuchas cosas en el medio, imagínense que ahora nuestro tiempo de trabajo se transformó en tiempo de justicia y de entender lo que pasa. Entre otras cosas, fuimos a la municipalidad a ver nuestro expediente, estuvimos desde las 9am y hasta las 13hs y NO QUERÍAN MOSTRARNOS EL EXPTE, tuvimos que meter presión llamando a la policía para poder verlo (la poca gente honesta que trabaja en Comercio son testigos de esto). Al otro día nos fuimos a pedir audiencia con el Intendente, si hay algo que hemos hecho mal al menos queremos saberlo, saben lo que pasó?

La custodia privada nos pidió que nos retiremos, nos echaron de un edificio público. Mas o menos, desde ese día, entre 3 o 5 veces al día llamamos a la municipalidad para pedir una audiencia, le escribimos y llamamos al Intendente…nadaaaa. Ahora nos bloqueó del Facebook directamente. La encargada de comercio misteriosamente le dieron licencia, y el caso quedó en manos de Intendencia.

Paralelamente nos fuimos a hablar con los vecinos, si en teoría son ellos los que metieron presión intentaremos resolverlo. No le vamos a mentir, hay 3 vecinos que no quieren saber nadaaa con tener un restó en su cuadra, supuestamente sus casas se van a devaluar y la tranquilidad que tenían antes la perdieron. Pero sí otros 67 vecinos nos firmaron una nota dando su aprobación para que sigamos.

A ver, la conclusión es la siguiente, si algo hicimos mal no lo supimos, no nos notificaron nunca, pero así todo estaríamos dispuesta a cambiarlo aunque la verdad es que no sabemos que será…La realidad es que pruebas de alguna infracción no hay!
En fin, acá estamos, con el Club cerrado y no clausurado como algunos dibujitos dicen, pero no proponemos justicia por este medio, sólo claridad de lo que pasa, honestidad y apoyo de los que lo conocen.

Con todo esto me queda una enseñanza por sobre todas las demás. Estamos acostumbrados a la corrupción, a las coimas, a la injusticia, a la impunidad, al mal uso del poder, a las mentiras, a la ineficiencia administrativa. Estamos tan acostumbrados que muchas personas nos dicen, ¡che, y no será que quieren coima?, o, ¡chicas, esto es un capricho del intendente y cuando se encapricha se encapricha!.

Digo, no naturalicemos ni este ni ningún caso de abusos de poder, no nos acostumbremos más a esto. Si hay que cerrar porque incumplimos específicamente y legalmente en algo comprobable, créanme que no perderíamos tiempo en todo esto…. Pero hoy somos 4 personas de San luis, que invertimos en Juana Koslay, que apostamos a crecer e independizarnos, que pusimos todo nuestro esfuerzo y nuestros recursos, que obramos por el lado correcto y nos quitaron todo en un segundo y sin motivos (sin contar todas las personas que trabajaban que también se quedaron sin su fuente de trabajo).

DEJA TU COMENTARIO