Más inseguridad: Robaron a la novia de un ex funcionario de Alberto

El periodista Lucas Ojeda, ex Jefe de Prensa del Ministerio de Turismo, relató en Facebook lo ocurrido en las últimas horas. Motochorros, violencia y una sociedad atónita.

Las redes sociales son el espacio donde la sociedad expresa lo que el gobierno de Rodríguez Saá no quiere ver ni escuchar. La inseguridad es uno de los temas más recurrentes, seguido por los problemas de salud y la inestabilidad  laboral. El ex funcionario Lucas Ojeda realizó, ayer, una cruda síntesis de un momento muy difícil.

 

INDIGNACION, BRONCA , IMPOTENCIA Y MUCHA LÁSTIMA

Hoy pasadas las 21:00 en la puerta de mi casa, pleno centro, calle Ituzaingó a metros de Pedernera, vivimos una situación muy desagradable: Fuimos víctimas de los motochorros.

Con buena luz en la zona y en una calle híper transitada, el conductor de una moto símil Cross, dejó a su amigo prácticamente en la puerta de mi casa y en menos de 15 segundos atacaron a quien venía ingresando a mi departamento. Esta “persona”, lo hizo con total libertad y con un grado de violencia importante. Saldo: robo de una cartera repleta de documentación, dinero, órdenes médicas, tarjetas de créditos, llaves, agendas etc etc etc…
Si bien nada se pudo hacer, porque cuando bajé las escaleras ya se había efectuado el robo, SI ME LLAMÓ PODEROSAMENTE LA ATENCIÓN, la falta de compromiso de quienes estaban en el lugar.

De todos los “espectadores” que había, NI UNO atinó a defender o a ayudar a la chica que estaba siendo víctima del robo. Todos mirando como un show gratuito que se brinda en un espacio público. Que tristeza!!!
Que tristeza que me da esta situación, y mucho más, pensar que mientras una familia queda muy mal por todo esto, otros festejan en algún lugar el arrebato.

Aprovecho para agradecer al Subjefe de la Policía, Juan Claudio Latini, por atender siempre el teléfono a cualquier hora del día y sugerir que hacer ante una situación de este tipo.
Una noche distinta aquí en casa, dónde con acciones de este tipo te quitan un pedacito más de solidaridad y te hace desconfiar hasta de quien frena su vehículo para preguntarte: Dónde queda la plaza Pringles?

 

 

DEJA TU COMENTARIO