Milagro Sala fue inhabilitada y multada por la causa del acampe

El Juzgado Contravencional provincial dictó el veredicto del juicio por el acampe realizado durante 51 días en la Plaza Belgrano. La líder de la Tupac Amaru fue condenada a una multa de apenas 3760 pesos y a la inhabilitación para ser parte de entidades con personería jurídica por el lapso de tres años y tres meses.

El hecho había ocurrido entre diciembre de 2015 y enero de este año, cuando el gobernador radical apenas asumía su mandato y fue lo que motivó la detención en primera instancia de la dirigente social.

La tercera y última audiencia fue convocada para las 17, una hora antes de lo habitual, para evitar que las demoras extiendan el proceso. Debe declarar el testigo que quedó pendiente el martes-cuando se pasó a un cuarto intermedio- y se dará lugar a la lectura de alegatos de la defensa y el Departamento Contravencial. Luego se escuchará la sentencia del juez, Matías Ustarez Carrillo.

Sala está acusada de violar el artículo 113 del Código Contravencional provincial- creado en enero- que alude a la ocupación del espacio público, alteración del orden y obstaculización del tránsito vehicular y peatonal. Según la norma, esto puede ser penado con trabajo comunitario, multas o menos de 10 días de prisión.

Según adelantaron a Clarín los abogados del Departamento Contravencional, solicitarán el máximo de multa posible. Es decir, cinco unidades de multa, lo que se traduce en un monto que no supera los $4000.

“El derecho constitucional a la protesta no tiene preminencia sobre el resto de los derechos y, como todos, puede ser regulados. El acampe que realizaron es ilegítimo por la forma en que se ejerció. Por más de 50 días días obstruyeron la plaza principal, calles importantes, la zona del Hospital y la Catedral. Fue desproporcionado”, indicó el letrado, Rodolfo Retamozo.

La defensa, por su parte, solicitará la nulidad del juicio. Su estrategia es plantear que sancionarla por protestar es inconstitucional, y apuntarán contra el gobernador Gerardo Morales por “perseguirla políticamente”. “La manifestación constituye un uso legítimo del espacio público. Además, hay un principio que indica que si un proceso ya fue juzgado penalmente no puede ser juzgado contravencionalmente. Milagro tiene una causa penal por el acampe y estuvo hasta detenida por esto”, indicó a Clarín su abogado, Ariel Ruarte.

El juicio comenzó la semana pasada y en las dos audiencias anteriores declararon siete testigos, entre ellos, el secretario general de la CTA, Hugo Yasky, el secretario de Derechos Humanos de Santa Cruz, Horacio Pietragalla y el suboficial Pablo Montoya.

El acampe en cuestión empezó a los tres días de asumido Morales, luego de conocerse su plan para bancarizar los planes sociales y crear un registro único de las cooperativas.

A los 32 días de acampe, Sala fue detenida en su casa, imputada por “instigación a cometer ilícitos y tumulto”. Si bien, después fue excarcelada por eso, quedó en prisión preventiva por la imputación en la causa por “asociación Ilícita, fraude a la administración pública y extorsión”.

DEJA TU COMENTARIO