Las bananas ¿Al borde de la extinción?

La amenaza de un hongo pone en peligro el futuro de las bananas. Hace medio siglo, este mismo hongo, casi acaba hace con dicha fruta en todo el continente, se la conoció como la “enfermedad de Panamá”, con unas pérdidas de 2.3 billones de dólares. Una nueva cepa del hongo surgió en Asia y ahora vuleve a la carga.

Millones de agricultores tuvieron que asumir las pérdidas y plantar otro tipo de plataneros resistentes al hongo: el Cavendish.

Pero ahora una nueva cepa del hongo vuelve a la carga. Se originó en 1992 en Taiwán y está acabando con los plataneros en Pakistán, Filipinas, China, Malaisia e Indonesia, donde ha dejado pérdidas valoradas en 400 millones de dólares.

Y en este momento está empezando a alarmar a los campesinos de África y Australia, donde ya hay varias plantaciones en cuarentena.

El hongo resiste a cualquier fungicida y es incontrolable. Entra por las raíces, daña los vasos de más de 7 metros por donde se transporta el agua y otros nutrientes y acaba por deshidratar al bananero.

Se transmite muy fácilmente a través del agua y la tierra en zapatos, ruedas o cargamentos de envío. Incluso puede encontrarse en la lluvia y en estado latente durante 30 años.

Esta enfermedad es tan letal por un error humano: mirar por la productividad antes que por la variedad. Porque el cultivo del Cavendish representa el 99% del total de la producción.

Y hay que tener en cuenta que los plataneros modernos son genéticamente casi iguales porque desde hace 7000 años se han ido seleccionando las mejores bananas para el consumo humano: sin semillas para reproducirse naturalmente y con mucha pulpa, distan mucho de los plátanos primitivos.

Y a diferencia del siglo pasado, ahora no hay ningún candidato preparado para sustituir a la Cavendish y asegurar la demanda de esta fruta, que es el cuarto cultivo más importante del mundo, ya que se consumen de 100 billones de unidades al año. No obstante, sí existen muchísimas bananas que pueden cultivarse: Lady Finger, Señorita, banana roja, Latundan, Lakatan, Africanas, Goldfinger, Blue Java y más.

La salvación está en manos de los genetistas, que se están adentrando en lugares remotos de la selva para encontrar el candidato ideal, salvaje y resistente, e hibridar un nuevo plátano y mejorar la diversidad entre las variedades cultivables.

DEJA TU COMENTARIO