Macri y Adolfo con sueños parecidos

El Presidente desea que en la provincia de Buenos Aires la oposición juega fragmentada en tres, del mismo modo Adolfo busca dividir en San Luis y que Poggi no sea su único oponente. El oficialismo nacional y el provincial no suman más del 30 % de intención de votos.

Con urgencias muy distintas, pero con una estrategia parecida, Cambiemos y los Rodríguez Saá ya juegan la elección de 2017. Por el lado de la Nación, el Presidente buscará, junto a sus armadores políticos, quedarse con la elección legislativa del año próximo y demostrar que el proyecto político que gobierna por primera vez el país es cosa seria, claro que para lograr eso deberá llegar a la carrera electoral con mucho oxígeno, la exigencia en ese tipo de competencias es muy desgastante.

En tanto que los Rodríguez Saá enfrentarán la elección más polarizada de la que tengan memoria y con una desgastada imagen. Adolfo ya ordenó que Poggi no sea su único adversario y para ello se vale de movimientos políticos para incentivar candidaturas de sus opositores, “juega, perdió el pelo pero no las mañas”, cuenta un sabio dirigente peronista que sigue de cerca los pasos del Senador Nacional. “Quiere que Cambiemos en San Luis se divida, ya tentó a Walter Ceballos y a Bartolo Abdala. Lo mismo hizo con Pérsico y con Gonzáles Espíndola. A todos les ofreció financiación para la camapaña”, agregó.

El sueño de la eterna reelección desvela a Adofo quien aspira a tener en frente al menos a tres o cuatro candidatos opositores que logren bajar los números casi inalcanzables que ostenta hoy Claudio Poggi. Claro que las cartas para esa jugada son de menor valor en cuanto  la consideración popular y la polarización de la elección es el peor escenario para el más veterano de los hermanos.

Macri, por su parte, piensa en enfrentar a la oposición en al menos tres facciones, según cuenta el portal bigbangnews.com, Florencio Randazzo, el ex ministro del Interior y Transporte, y Federico Salvai, ministro de Gobierno bonaerense y armador político de María Eugenia Vidal se reunieron, en secreto, hace poco más de tres semanas.  Del mismo modo, el ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, recibe en la sala de reuniones de la planta baja de Casa Rosada a los intendentes del Grupo Esmeralda con una agenda basada en las obras públicas. Pero, claro, allí también se habló de política.

La Casa Rosada se esperanza en el siguiente esquema para suprimir las aspiraciones de la oposición:

1. Frente para la Victoria

Candidatos probables: Cristina Kirchner, Daniel Scioli, Martín Sabbatella

2. PJ no kirchnerista

Candidatos probables: intendentes y ex funcionarios alejados del FpV. ¿Se sumarán a este lote Randazzo y Julián Domínguez? Diego Bossio parece anotado en este armado.

3. Frente Renovador

Candidatos probables: Sergio Massa, Malena Galmarini

En este marco, surge la duda en el Gobierno sobre el verdadero destino de Margarita Stolbizer. Es que si Massa avanza en su peronización podría alejarse o si, por el contrario, continúa con un armado heterogéneo, la tendría a su lado.

 

 

DEJA TU COMENTARIO