El Papa Francisco ahora celebrará las misas con un vino argentino

Por primera vez en la historia, el Papa podrá realizar la consagración con un vino llamado “Todos”. La bebida fue elaborada en Mendoza con uvas de todo el país.

En los próximos días, la Iglesia Católica contará con un hecho inédito. Por primera vez en la historia, el Papa podrá realizar la consagración con un vino argentino. La bebida, bajo el nombre Todos, fue realizada en Mendoza con uvas de todo el país. El próximo domingo 7 de agosto, en la misa por la celebración de San Cayetano, el Arzobispo de Buenos Aires lo presentará y luego será enviado al Vaticano.

El sector vitivinícola argentino enviará al Santo Padre una partida especial, que fue elaborada de manera exclusiva para el Papa Francisco, de 450 litros de vino de la variedad blanca Torrontés Riojano, certificada por el Arzobispado de Mendoza como apto para la celebración de la misa.

El vino que se obsequiará al Papa Francisco será presentado en la Catedral Primada de Buenos Aires en la misa en honor a San Cayetano, el 7 de agosto a las 11.15. Se espera que el Santo Padre celebre con el vino Todos la misa en la que se santificará al Cura Brochero, el próximo mes de octubre.

“La iniciativa surgió apenas se conoció el anuncio de que el nuevo Papa era argentino”, comenta la presidenta de la Corporación Vitivinícola Argentina, Hilda Vaiaretti.

Y agrega: “Se generó un gran trabajo de coordinación entre los Centros de Desarrollo Vitícola, la Corporación, el Inta y el Fondo Vitivinícola para que resultara este vino de misa que será enviado al Vaticano”.

El Inta convocó a pequeños productores de todas las provincias vitivinícolas quienes cedieron uvas para esta singular elaboración. “Fue un trabajo de mucha coordinación para que las uvas llegaran en excelentes condiciones a nuestra bodega experimental y porque el destino de estas uvas es tan especial”, comenta el Director del Centro Regional Mendoza-San Juan Inta, el ingeniero agrónomo José Gudiño.

“Las uvas son de la variedad Torrontés Riojano y provienen de fincas de pequeños viticultores de Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza y Río Negro. Estos viñateros participan de los Centros de Desarrollo Vitícola, un programa de integración y transferencia tecnológica dentro del Plan Estratégico del sector, coordinados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y la Corporación Vitivinícola”, agrega el ingeniero agrónomo Carlos Parera, del Inta.

Una vez que la uva llegó a Mendoza, fue vinificada en la planta piloto de vinos de la Estación Experimental Agropecuaria Mendoza, en Luján de Cuyo, Mendoza. Resultó una partida de 450 litros y se elaboró según el método del Padre Oreglia para poder ser certificado por el Arzobispado de Mendoza como vino de misa. “El resultado de este proceso, realizado con mucho cuidado y dedicación de manera prácticamente artesanal, es un vino Torrontés dulce natural con 13,7% de alcohol y que cuenta con la certificación que lo avala como vino apto para la misa”, dice el ingeniero agrónomo Santiago Sari, del Inta, enólogo a cargo de la elaboración.

Los viticultores que cedieron las uvas para el vino papal son:
SALTA: Antonio y Nidia Cabezas.
CATAMARCA: Neri Mamaní y Orfilia de Céspedes.
LA RIOJA: Ema Alejandra Sacca
SAN JUAN: Amparo Momfort y José Castro
RÍO NEGRO: Mario Reus
MENDOZA: las uvas provinieron de la Estación Experimental Agropecuaria Mendoza Inta, en Luján de Cuyo. La elaboración del vino se realizó en la planta piloto de vinos de esta institución.

DEJA TU COMENTARIO